Que hoy sólo prime el fútbol

Por César Bersais

Esta tarde se disputará una nueva edición del clásico futbolístico más importante de la región. Un choque que despierta el interés no solamente de los simpatizantes de ambos protagonistas sino también de cualquiera que guste y sea un apasionado del fútbol en Comodoro Rivadavia.
Los que habitualmente no asisten a las canchas comodorenses aprovechan cada oportunidad en la que se enfrentan los dos equipos mas populares de la ciudad para respirar un poco del clima festivo que propone cada enfrentamiento entre el “Globo” y el “Aeronauta”.
Comodoro solo espera que la previa del partido, el desarrollo y el pos juego se desarrollen con normalidad más allá de lo que arroje el resultado deportivo.
Con el pasar de los años la situación fue variando y lo que pueda producirse en las tribunas o en las inmediaciones al escenario deportivo relegaron al enfoque estrictamente futbolístico. Nos fuimos acostumbrando a las especulaciones en lo que pueda suceder en torno a la seguridad del encuentro y Comodoro quiere recuperar un clásico en el que solo se hable de fútbol en los días anteriores y que no tengamos que ver reflejado en los medios periodísticos nada que tenga que ver con disturbios, destrozos, lesiones o detenidos.
Los vecinos de Barrio General Mosconi no quieren sufrir más las consecuencias en sus vehículos y propiedades, los comercios por donde transitarán los hinchas ya no pretenden más destrozos o intentos de saqueo.
No más roturas o comportamientos desagradables en los colectivos que trasladan a los hinchas al estadio o aquellos que inician el retorno a casa despedazando lo que encuentran en el camino. Ya parece dar lo mismo el resultado: el que gana rompe porque festeja y el que pierde destroza por la bronca e impotencia. Tampoco un hipotético empate parece ser la solución.
Es sabido que el gran número de ambas parcialidades mantiene una conducta ejemplar en cada clásico pero siempre un minúsculo grupo con desmanes e intolerancia involucra a todos los que defienden el mismo color de la camiseta.
Aguardamos también un correcto accionar policial ya que varios de los que participaran en el mismo provienen de otras localidades y no están familiarizados con  el Newbery – Huracán  que es un evento deportivo único en la zona y convoca a cientos de simpatizantes de distintos puntos de la ciudad.
En lo previo es una gran noticia que este partido trascendental que definirá el campeón de nuestro torneo local de primera división se dispute con ambas hinchadas y, si la jornada transcurre sin inconvenientes, pueda ser alentador para el futuro inmediato ya que es casi una costumbre que los encuentros se desarrollen sin público visitante cada fin de semana.
Las directivas de los dos clubes desembolsaron grandes sumas de dinero en los arreglos del estadio municipal y, fundamentalmente, en el costo operativo con sus adicionales. Tal vez, en lo económico, el juego del domingo les reporte más dolores de cabeza que alegrías a los dirigentes de los equipos de barrio Industrial y Nueve de Julio.
Ambos finalizaron en el primer lugar de sus respectivas zonas, demostraron ser los mejores en el actual certamen y gran parte de estos planteles disputarían el Torneo Argentino B que se avecina en breve. Hay garantía de un buen espectáculo aunque se sabe como el jugador siente y juega cada vez que tiene enfrente al rival futbolístico de toda la vida. En este caso si el partido es deslucido sería lo menos relevante.
Solo esperamos que en la portada de Diario Patagónico de mañana lunes no observemos las palabras incidentes, violencia, enfrentamiento, heridos o detenidos. Esta debería ser una columna de opinión acerca de lo que pueda acontecer o no en un encuentro futbolístico pero este ítem siempre pasa a un segundo plano.
Ojalá esta tarde  prime exclusivamente lo que ocurra en los 90 minutos en lo que debería un simple partido de fútbol en un estadio colmado de espectadores. Tal vez, con el transcurso de los años, volvamos a escribir sobre estrategias defensivas y ofensivas, situaciones de gol y de lo que suceda solamente en el campo de juego.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico