Que sea arrepentido para todo
El diputado Rodolfo Tailhade amplió su denuncia y presentó un pedido para que el ex CEO de Isolux, que fue excarcelado el lunes en la causa de los cuadernos, sea citado también como arrepentido por la venta en la que favoreció al Grupo Macri.

El affaire de (las fotocopias de) los cuadernos del ex chofer del ministerio de Planificación, pica cerca de los negocios de la familia de Mauricio Macri, aunque es evidente que los empresarios vinculados a ellos que quedaron implicados, por ahora les son funcionales y sólo se muestran como supuestas víctimas de las administraciones kirchneristas. El diputado Rodolfo Tailhade (FpV-PJ) pidió que Juan Carlos de Goycoechea, el ex CEO de Isolux Corsán que fue excarcelado anteayer después de firmar un acuerdo para colaborar como arrepentido, sea citado también para declarar bajo esa misma figura en la causa en la que se investiga si el gobierno de Cambiemos, a través de una maniobra del ministerio de Energía, favoreció a empresas del Grupo Macri en la venta de seis parques eólicos. La denuncia que originó ese expediente señalaba que los seis parques que llegaron a quedar en manos de Isolux, fueron vendidos a firmas creadas para la ocasión, vinculadas a los Macri, sin licitación y con ganancias estimadas en cerca de 48 millones de dólares.

Una de las principales sospechas en esta investigación, que se inició con una publicación de la periodista Emilia Delfino, en Perfil, es que habría existido un pacto previo entre Isolux, Sideco (del Grupo Macri) y el ministerio de Energía. Lo que plantea Tailhade es que es altamente probable que De Goycochea, el ex CEO de Isolux en teoría implicado en estos negociados, debería poder aportar información como arrepentido, la misma figura que se usa en la causa de los cuadernos para que algunos de los hombres ligados a históricos contratos de obra pública, hablen. Por eso le plantea al fiscal Eduardo Taiano que lo cite con esa posibilidad.

En el momento en que asume Macri la presidencia, Isolux estaba en una muy mala posición, en crisis y con sospechas de corrupción en España, su país de origen. Durante el kirchnerismo había obtenido licitaciones para la construcción de cuatro parques eólicos, aunque avanzó solo en la construcción de uno. Pese a que era una empresa en retirada, investigada y cerca de la quiebra, el gobierno de Cambiemos le daría dos contratos más.