"Queda rezar para que no venga a matarme"

Lorena Paredes cuestionó al juez Miguel Caviglia por su fallo "tibio" y manifestó que perdió la fe en la Justicia porque "parece que castiga a la víctima y salva al acusado".

“Ayer tenía fe en la Justicia, hoy ya no sé en quién confiar”. Lorena Paredes tiene miedo y está decepcionada por el veredicto del juez Miguel Caviglia en el juicio contra Luis Vidal. El magistrado decidió absolverlo de la acusación de lesiones leves, amenazas y daño por la rotura de un celular durante el 18 de agosto de 2018 y lo condenó por el delito de "lesiones leves en concurso real con amenazas", que ocurrió el 2 de octubre de 2018.

En diálogo con El Patagónico, Paredes manifestó que esperaba que Caviglia condenara al acusado por los dos hechos de violencia ya que consideraba que había pruebas suficientes.

“El juez fue bastante tibio porque, según él, le faltaron pruebas para juzgar a Vidal. Dijo que necesitaba el testimonio de los vecinos o que llame a mi hija como testigo. Era demasiado poner a mi hija en una situación así”, cuestionó.

Paredes aseguró que está angustiada porque pareciera que “el juez hubiera buscado quedar bien con las dos partes. Es lo que siempre pasa: en vez de tomar la palabra de la víctima, el juez necesita que esté la Policía viendo cómo te pega o que los vecinos estén afuera tomando nota de todo lo que pasa; o incluso que tus propios hijos estén viendo cómo te pegan. Es como si dijera que yo me autolesione”, cuestionó.

“Es contradictorio porque si vos estas dando como fehaciente las lesiones del 2 de octubre y estás diciendo que la relación fue violenta desde el principio y que fui golpeada desde el minuto uno, no puede negar un hecho de violencia donde hubo muchas pruebas. No lo entendiendo”, señaló.

PERDIDA DE CONFIANZA

Paredes recordó la noche del 2 de octubre de 2018 cuando fue corriendo y con su cuerpo lleno de sangre a la Seccional Sexta para realizar la denuncia contra Vidal. “¿Qué más pruebas quieren? Eso me causa frustración. No solo me pongo en mi lugar, sino en el de las demás víctimas. No podes poner a los chicos en una Cámara Gesell para saber si a tu mamá le pegaron o no. Es como que la Justicia vuelve a ser violenta con la víctima”, afirmó.

“En vez de acusar al violento, acusan a la víctima”, sentenció.

El miércoles 16 de junio, a las 8:30, se concretará la audiencia de imposición de pena. Sin embargo, Paredes duda que Vidal reciba condena efectiva. “Hay que ver porque si (el juez) se contradijo de esa forma, no me imagino lo que puede pasar. Hay un 50% de que deje la condena en suspenso porque para que eso no pase tiene que venir a mi casa a golpearme y tener testigos de que me está golpeando. Todo por lo que luchamos no es suficiente y menos para la Justicia”, subrayó.

“Hasta hoy tenía fe en la justicia y ahora estoy viendo”, repitió una y otra vez Paredes. Es que tiene miedo de que Vidal aparezca por su casa o cruzarlo en cualquier parte de Comodoro. “Queda cuidar mi integridad y rezar que no vuelva para matarme. Ni siquiera lo dejaron con preventiva hasta el día del veredicto. Tengo que cuidarme más. Es una persona muy violenta”, advirtió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico