Quedaron bajo prisión preventiva por encubrimiento y robo tres de los cuatro detenidos con inhibidores de alarmas

Los cuatro jóvenes oriundos de Trelew que el miércoles fueron detenidos en la zona céntrica de Comodoro Rivadavia con un inhibidor de alarmas fueron imputados por encubrimiento y robo. La Fiscalía sospecha que participaron en robos a vehículos y que también estarían involucrados en un robo a un departamento de un edificio céntrico. A pedido de la parte acusadora la jueza de turno les dictó prisión preventiva a tres de ellos. Quedó en libertad el único que no registra antecedentes.

La audiencia de control de detención y apertura de investigación contra Ramón Santul, Mauricio Santos -quienes se encontraban en libertad condicional por otras causas-, Nehuen Santul y Federico Santore se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. Estuvo presidida por la jueza penal, Mariel Suárez. El Ministerio Público Fiscal fue representado por el funcionario, Cristian Olazábal, mientras que los detenidos fueron asistidos por la abogada adjunta de la Defensa Pública, Vanesa Vera y el defensor público, Esteban Mantecón.

La detención de los sospechosos se concretó cerca de las 14 del miércoles en el centro de Comodoro Rivadavia, cuando salían de un hospedaje de la calle 25 de Mayo, donde se alojaban desde el 8 de julio.

La policía sospechaba que serían los integrantes de una banda que se dedicaba a robar en vehículos con la utilización de un inhibidor de cierres centralizados. También se los investigará por la seguidilla de robos en departamentos de varios edificios céntricos durante el fin de semana largo. La Fiscalía presume que habrían participado en al menos uno de esos robos a departamentos.

En la audiencia de ayer el representante de la Fiscalía pidió que se declare legal las detenciones de los cuatro involucrados y se formalice la apertura de investigación en contra de Ramon Santul (26), Mauricio Oscar Santos (25), Federico Santore (31) y Nehuen Santul (25), por los delitos de encubrimiento (tres hechos) y robo (un hecho), lo cual podría modificarse en el transcurso de la investigación, sobre la que se solicitó el plazo máximo de ley de seis meses.

A todo esto y teniendo en cuenta que a excepción de Santore, los demás tienen antecedentes penales computables, la Fiscalía también requirió la prisión preventiva.

La defensa entendió que no existen elementos de convicción suficientes para imputarles el delito, se opuso a la medida de coerción solicitada por la Fiscalía y marcó una serie de contradicciones, destacando que se le imputó a Ramón Santul uno de los hechos supuestamente cometidos a la misma hora que él estaba siendo sometido a un control de detención.

Tras escuchar a las partes, la jueza declaró legal las detenciones, formalizó la apertura de investigación con la calificación propuesta por la Fiscalía, dictó 30 días de prisión preventiva para Ramon Santul, Mauricio Oscar Santos y Nehuen Santul, mientras que a Federico Santore le otorgó la libertad, tal como lo reclamara la defensa.

Finalmente, le hizo saber a la Fiscalía que tiene seis meses para culminar la etapa preparatoria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico