Quedó libre el joven detenido en Km 5 con un arma de guerra

Raúl “Chancho” Gaitán, de 24 años, recuperó la libertad ayer tras ser sometido a una audiencia de control de detención, donde quedó imputado por el delito de portación de arma de guerra. El joven se encontraba detenido desde el sábado, en el marco de los 21 allanamientos que llevó a cabo la Brigada de Investigaciones y en los que se secuestraron drogas, 21.000 pesos, chalecos antibala, municiones y 10 armas de fuego de distintos calibres.

El único detenido durante los 21 allanamientos realizados el sábado en Kilómetro 5, Raúl “Chancho” Gaitán, quedó libre ayer por orden del juez Américo Juárez, quien presidió la audiencia de control de detención y apertura de investigación que se realizó en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia.
En ese acto, el Ministerio Público Fiscal fue representado por la funcionaria Carolina Lovera, mientras que el detenido fue asistido por el defensor particular, Leopoldo Puricelli.
En ese contexto, la funcionaria imputó a Gaitán por el delito de portación de arma de guerra, en los términos del artículo 189 bis, inciso 2, 4° párrafo del Código Penal, el cual tiene una pena mínima de tres años y medio de prisión y una máxima de ocho años y medio. De todas formas, no se solicitó medida de coerción y en virtud de ello el magistrado otorgó la libertad que reclamó el defensor para su asistido. En tanto, le otorgó seis meses de plazo al Ministerio Fiscal para terminar con la investigación.

NO ANDABAN CON GOMERAS
Se debe recordar que la detención de Gaitán surgió de las cuatro horas de allanamientos que llevó a cabo la policía en la jornada del sábado, producto de los cuales se logró incautar 8 tizas de cocaína de 10 gramos cada una y cerca de 21.000 pesos en efectivo, además de secuestrarse 10 armas de distintos calibres, entre ellas el 38 Special que fue encontrado en poder de Gaitán.
De los 21 allanamientos cuyas órdenes fueron solicitadas por la Brigada de Investigaciones a través del Ministerio Público Fiscal, también surgió el secuestro de 90 municiones y un chaleco antibalas, lo que demuestra el nivel de armamento con el que cuentan ciertos grupos que operan en los barrios Las Orquídeas y Ferroviario, de Kilómetro 5.
A todo esto, se debe destacar que de las 10 armas secuestradas, 3 son consideradas de guerra: las dos 9 mm y el revólver 38 mm. Además, se secuestraron 2 armas de fabricación casera y otras cinco de uso civil, tres de ellas largas, mientras las otras dos son revólveres calibres 32 y 22.
En total, entre las municiones y las armas, se puede decir que había 9 balas para cada una de ellas, pero más allá de cualquier análisis lo cierto es que hasta el momento existe un imputado en libertad y que con el tiempo se deberá conocer a quiénes se les atribuye la tenencia del resto de los elementos secuestrados.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico