¿Quien es Lee Aaliya?, el sparring de la selección hijo de Musambe Tutu

Gran charla junto a Jeff (Musambe) y Lee Aaliya, el joven de Gimnasia que fue parte de los entrenamientos de Argentina. El básquet, sus orígenes en Ghana, 100% Lucha y mucho más. Imperdible.

La selección argentina tuvo su segunda ventana en las Eliminatorias para el Mundial 2023 y entre sus jugadores hubo una presencia especial y desconocida para el ambiente. Es que el joven Lee Aaliya fue invitado a los entrenamientos y compartió toda la semana con el equipo de Néstor García. Pero además de sus condiciones y su altura, con 2.07, tiene una historia particular al ser hijo de Jeff Aaliya, más conocido como Musambe Tutu por 100% Lucha.

Las charlas por Zoom suelen ser algo incómodas, pero en este caso la primera imagen ya rompió el hielo rápidamente. Con una camiseta de Kobe Bryant, ubicados en el ring de lucha, y una sonrisa de oreja a oreja, Jeff se presentó como un amante del básquet. “Hace muchos años que tengo la camiseta, es uno de mis favoritos. Lo llevo en el corazón, uno de los mejores del mundo”.

A partir de ahí todo fue más natural y Lee expresó sus sensaciones de haber podido entrenar con el seleccionado nacional: “Fue una experiencia muy linda, aprendí muchas cosas con jugadores tremendos”. Después de haber compartido habitación con Juan Brussino, el joven contó que el que más le costó marcar fue Nicolás Romano: “Era muy duro y fuerte en mi posición”.

En este sentido, el propio padre mostró todo su orgullo por lo que vivió Lee: “En la vida llega un momento que el papá le deja el camino al hijo. Yo ya llegué y ellos que sigan para adelante. Le pedí que me lleve en la mochila, pero no me llevó (risas)”.

A su vez, Jeff expresó su gratitud por el trato que recibió su hijo de toda la gente desde que se conoció su nombre: “Estoy muy orgulloso y agradecido a toda la gente argentina porque se sintió el cariño. Con eso yo estoy muy agradecido a toda la gente argentina”.

El club de barrio, la pelota y el ring en la infancia

Lee Aaliya comenzó a jugar en el club Sud América de Tolosa, donde también su padre tenía el gimnasio donde hacían pesas y lucha libre, aunque al joven mucho no le convencía el tema entrenamientos. “El primero en arrancar fue mi hermano Jeffrey y cuando él entrenaba yo estaba ahí con la pelota. Cuando era chico no me gustaba entrenar mucho, me iba de los entrenamientos”.

“En Sud América fue donde arranqué y me formaron. Le sigo teniendo mucho cariño”.

A su vez, su conexión con la lucha libre no solo era con su padre, sino que en la escuela le generó algunos problemas cómicos vistos a la distancia, tal como contó Jeff: “Todas las semanas tenía que ir a la escuela porque hacía el vuelo de águila o alguna toma. Todo el tiempo era así hasta que nos sentamos y le di a elegir entre el básquet y la lucha. Y me dijo que quería hacer básquet porque la lucha la hacía por mí”.

El propio Lee confesó los jugadores que admira, con un argentino destacado: “Me gusta mucho Giannis y en la cuarentena miré mucho a Walter Herrmann, muchos videos de cómo jugaba”.

A Jeff es común verlo en el Polideportivo de Gimnasia alentando por sus hijos, como un padre más, como él mismo se define:“Desde que ellos tienen 4 o 5 años voy a la cancha alentando y que saquen lo mejor de ellos. Después del partido analizamos lo que fue bueno y malo y tratamos de mejorar”.

Ghana, la religión y la conexión familiar

Jeff Aaliya proviene de Ghana y llegó al país hace más de 25 años, cuando solo era un joven de 21: “Soy amante del deporte. Llegué a Argentina en 1996. Hice un poco de lucha libre, también culturismo y la televisión. Lo que hice fue tratar de ayudar a las nuevas generaciones de lucha libre. Por eso tengo mi empresa que se llama Lucha Extrema”.

A su vez, fue parte de 100% Lucha bajo el nombre de Musambe Tutu, uno de los grandes luchadores que peleaban ante Vicente Viloni. Todas esas imágenes están frescas en la memoria de un Lee que muestra admiración por su padre en cada palabra: “Fui varias veces al estudio de Telefé. Fue muy lindo. Fuimos al Luna Park, a La Plata en Sud América y Atenas”.

A su vez, la herencia familiar está muy presente en todo aspecto entre los Aaliya. “Nosotros somos musulmanes, somos muy respetuosos, no decimos malas palabras, rezamos cinco veces por día, hacemos el Ramadan cuando llega. Lee hace ayuno desde que tenía 7 años, desde las 7 de la mañana hasta las 7 de la tarde no come ni toma agua y va a entrenar. Cuando uno puede aguantar eso, su alma y su mente pueden aguantar cualquier cosa. Así crío a mis hijos, para que puedan obtener todo lo que quieran con trabajo y honestidad” expresó Jeff.

A su vez, a pesar de haber nacido en Argentina, el joven tiene su conexión clara con sus orígenes: “Hablo mucho con mi familia en Ghana, con mi abuelo, mis tíos, y cada tanto miro videos en Youtube sobre la cultura, las canciones. Estoy aprendiendo hausa, que es un idioma que hablamos en Ghana que domina la mayoría de los países de África. Lo hablan 48 millones de personas”.

A pesar de no haber podido conocer la tierra de su padre, Lee anhela poder ir en un futuro y ahora también lo conocen allá porque la noticia de su paso por la selección trascendió fronteras. “A Ghana todavía no pude ir, pero me gustaría. Tenemos contacto con la familia allá. La noticia llegó a todos lados”.

Gimnasia, Nicolás Gianella y el crecimiento como objetivo

En el primer equipo de Gimnasia de la Liga Argentina ya desde la temporada pasada Lee Aaliya es un número puesto en el plantel, lo que él considera su mayor salto en este corto tiempo: “Me cuesta caer, pero creo que el salto más grande fue cuando empecé a entrenar con el equipo de la Liga Argentina de Gimnasia. Empecé a tener un roce con jugadores profesionales y ahí pegué el salto”.

En esa línea, entre los tantos jugadores del Lobo platense se encuentra Nicolás Gianella, la gran figura del equipo que volvió al club de sus amores después de una gran carrera y que compartió momentos con Carlos Delfino, la figura con la que entrenó la pasada semana en la selección.

“Es tremendo entrenar con estos jugadores icónicos. Gianella como jugador y como persona es muy bueno, me ayudó y me sigue ayudando. Entrenar con él es un privilegio”.

En esa línea, Gimnasia lo está trabajando con tranquilidad: “Me están formando como ala pivote y como alero, y eso me sirve mucho. Lo bueno es que no me quieren formar como pivote. Estamos trabajando para que a futuro pueda jugar en las dos posiciones. Fabián (Renda, el entrenador del equipo) me pide que me ponga duro, que vaya a los rebotes y que juegue sin miedo y sin presión”.

A su vez, Jeff destacó la constancia y determinación de Lee como claves para este momento: “Lee es un chico con mucha constancia, muy respetuoso. Escucha consejos y cuando un chico escucha va a llegar a ser lo que quiere. Lee trabaja y escucha, hace trabajo extra cuando muchos están en casa con la compu. Es un chico con disciplina. No me sorprende porque los dos hermanos nacieron para jugar al básquet”.

Con un gran orgullo, el propio padre se encargó de destacar lo que destaca a Lee: “Le tocó la bala de oro, pero también trabaja mucho. La gente hoy ve sus logros, pero lo que hace este chico pocos lo hacen. Parece un tipo grande con la constancia que tiene, así que es algo que se merece.No es común que llamen a un chico de 17 años como él a entrenar con la selección nacional y ahora tiene que trabajar más que nunca.”.

Un joven con un padre famoso, un origen muy arraigado y un futuro donde puede conseguir todo lo que se proponga.

Fuente: basquetplus.com

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico