Quince años después, un profesor anda suelto

A propósito del caso del docente de arte en Comodoro, trascendió lo que ocurrió en Brandsen con una nena que tenía 14 cuando su profesor de hockey comenzó a someterla. Más de una década después, denuncia que el depravado goza de beneficios en la prisión domiciliaria.

El Ministerio Público Fiscal de Comodoro Rivadavia investiga a Helvert Collantes por dos denuncias por presunto abuso sexual. Hace un mes se notificó a sus empleadores para que adoptaran los recaudos del caso. Según trascendió, las secuelas que dejó en las víctimas son tan profundas que motivaron que familiares de al menos una de ellas intentaran al menos “escracharlo”, hasta que haya un fallo firme de la Justicia.

Mientras Collantes permanece oculto en algún lugar de la ciudad y sus empleadores o contratantes están al tanto de la situación, se conoció en las últimas horas un caso ocurrido hace algunos años en la provincia de Buenos Aires que remite inmediatamente a quien desarrollaba actividades vinculadas al ámbito cultural en esta ciudad y que se había ganado la confianza de vastos sectores, incluido el de la educación en el arte, mayoritariamente frecuentado por menores.

EL CASO DE V.

V. asegura haber sido abusada por su profesor de hockey del Club Atlético y Progreso, ubicado en la localidad bonaerense de Brandsen. Ocurrió entre 2005 y 2006, cuando ella tenía entre 14 y 16 años. Lo denunció en 2016 y hay una causa penal. “Fernández Garaygorta Pablo Oscar s/ abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y por las circunstancias de su realización cometido por un encargado de la educación”, es hoy el título del expediente de una causa que fue elevada a juicio oral pero que, según la joven sobreviviente del horror, también cuenta con irregularidades.

“Hoy me toca volver a ser víctima, pero esta vez de esa Justicia”, denunció en una carta a la que tuvo acceso Infobae.

“El señor tenía 39 años y ella 14″, detalló Sofía Caravelos, abogada que patrocina a V., en relación al acusado, quien también es conocido como ‘Pacu’, integrante de los cuerpos técnicos nacionales de la Confederación Argentina de Hockey (CAH) al momento de realizarse la denuncia.

DOCE AÑOS DE IMPUNIDAD

En abril de 2018, después de año y medio en el que no se registraron avances en la investigación según la abogada, Caravelos decidió exponer el caso en los medios de comunicación y tras ese puntapié, la causa se reactivó: se completó la etapa de investigación e incluso se procedió a la detención del acusado. Luego, le otorgaron la prisión domiciliaria, aunque “con algunos beneficios’', según explicaron V. y su abogada: “Durante esa etapa quedó detenido en un country”, comentó Caravelos.

“Pasado casi un año de esa decisión -continuó la abogada-, el imputado pidió determinados permisos para poder salir a hacer distintas actividades. Nosotros nos opusimos y la fiscalía también. Planteamos que, si era tan necesarias las salidas, que efectivamente fuera excarcelado”. Sucede que la domiciliaria de Fernández se dictó en 2019 y el juicio fue pautado para 2023, cuatro años después. En caso de ser encontrado culpable, ese tiempo transcurrido será computado en la pena que le impongan. Ese delito se castiga con 4 a 10 años de prisión.

“Nuestro planteo de la excarcelación fue rechazado y, en plena pandemia, el señor tuvo la posibilidad de salir varias veces por semana para hacer distintas actividades. Entre ellas, elegir madera, porque tiene un nuevo hobby, que es la construcción de muebles o trabajos en madera. Y se ve que para eso no puede hacer los encargos vía remota, sino que tiene que ir a supervisar todas las semanas la compra directa”, describió Caravelos.

“¿Es lógico que la Justicia abra puertas a alguien que decidió manipular, tocar, someter y consumir la mente, el cuerpo y el alma de una niña?”, planteó V. en su carta sobre los permisos con los que cuenta el acusado.

Cuando ‘Pacu’ pidió la prisión domiciliaria en 2019, le hicieron un informe socioambiental en el que entrevistaron a la esposa y al entrenador principal de los seleccionados de hockey. “En comunicación telefónica, el Sr. C.R. explicó las labores que llevaba a cabo el causante desde el año 2010, cuando comenzaron a trabajar juntos”, expone el escrito.

En su solicitud, el DT refirió la “necesidad de contar con el señor Fernández Garaygorta para el trabajo, explicitando que cuenta con él para diferentes trabajos, dado que es la única persona en la que confía para todo”.

A la hora de detallar las funciones de ‘Pacu’, el entrenador habló de “coordinación general de diversas charlas para empresas, así también en las clínicas de hockey que brindan en diferentes clubes y municipios del país (con viajes de un día de duración) y realiza las filmaciones de todos los partidos y entrenamientos de las selecciones de hockey (mayores y juveniles, femeninas y masculinas)”.

Si bien entonces Fernández accedió a la domiciliaria, poco después fue inhabilitado para trabajar, sobre todo en un deporte como el hockey y con menores. Tampoco puede hacerlo en áreas o roles como profesor o coordinador de grupos.

Entre los permisos con los que cuenta el imputado, según describió la abogada, también pidió ir a la localidad bonaerense de Lezama “para colocar muebles de jardín, como si fueran unos juegos infantiles”, y se quejó: “Pidió autorización para poder supervisar cómo se colocaban y el tribunal se lo dio”.

“La última novedad es que pidió mudarse. En su momento, se le dio la prisión domiciliaria en el country porque el juez argumentó que no sería en el pueblo donde vivía la víctima ni los familiares ni los testigos: estaría alejado de ese lugar”, dijo Caravelos. “Este nuevo domicilio que propuso ‘Pacu’ es en Brandsen. La misma localidad donde vive la víctima, sus familiares y todos los testigos que han declarado en la causa”, agregó.

“Hubo oposición de nuestra parte, e incluso presentamos una nota con poco más de 170 firmas de vecinos porque ellos reclamaban poder saber qué era eso de que estaba cumpliendo una detención en la propia comunidad, por qué delito y qué beneficios tenía, y por qué se lo veía salir casi todos los días. Ese tipo de cosas reclamaban los vecinos, pero no fueron atendidos. Esa resolución está apelada y estamos esperando a que la Cámara revise la situación de este señor, pero no creo que prospere”, reflexionó Caravelos sobre el acusado, quien ya se mudó a Brandsen.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico