Rafael Sendra fue 2° en Fiambalá y se ilusiona con el campeonato
El piloto oriundo de Rada Tilly está prendido en el campeonato de la categoría Navegantes del CA NAV Rally Raid 2018. En la última presentación hubo más de 130 competidores. La próxima prueba será en Chepes y cerrará el certamen en Neuquén.

por Carlos Alvarez

c.alvarez@elpatagonico.net

La localidad de Fiambalá, en el Departamento Tinogasta de la provincia de Catamarca, recibió el último fin de semana el 4º capítulo del año del CA NAV Rally Raid 2018, donde el radatilense Rafael Sendra fue protagonista y subió al podio en el segundo escalón de la categoría Navegantes.

La fecha tuvo la particularidad que fueron 700 kilómetros totales de competencia pura; repartidos en cuatro etapas al mejor estilo CANAV. El dibujo de la competencia sin “Sectores de Enlace”; hizo que cada competidor planifique una estrategia de carrera diferente en todo sentido, y fue muy importante el lugar del navegante. Si ya era un excelente resultado con solo arribar a la Meta Final, sortear los 700 kilómetros de pura competencia sin “Enlaces” fue algo tremendo para el radatilense que corre a pulmón en una divisional cada vez más competitiva.

“Salimos segundo en Catamarca, fue una competencia asperísima. Fue una prueba más larga y eso hizo que el puntaje sea un poco más. Esto comenzó hace un tiempo, a mí siempre me gustó esto de la travesía. Acá se suma la velocidad y me embale. Es un Dakar en chiquito en la Argentina, con todos los condimentos similares”, acotó Sendra en su visita a El Patagónico.

La categoría es accesible económicamente, y eso hizo que el piloto radatilense se enganche al desafío a comienzos de año, donde la primera prueba fue en General Alvear, en el Nihuil, la segunda en San Juan y la tercera en Santiago del Estero.

Los resultados fueron segundo en Mendoza, cuarto en Pocitos en San Juan y quinto en Santiago del Estero. La particularidad de la divisional es que no se pueden pasar los 90 Kilómetros por hora con el UTV.

El lugar del navegante es muy importante, y en esta última presentación fue acompañado por el experimentado Facundo Jaton, quien tiene dos Dakar encima, y fue relevante a la hora de cambiar el electro. “Nos clavamos en una duna bastante escondida y rompimos. Una moto también cayó y se quebró la clavicula. Quedamos tirados y mi navegante lo reparó. Demoramos poco más de media hora y seguimos. Fuimos muy competitivos y quedamos segundos, logrando buenos puntos para quedar segundo en el campeonato a dos fechas del final”, admitió.

Las distancias son largas para Sendra para poder llegar y correr en el norte argentino, pero no es un impedimento. Lo que siempre fue una complicación fue el navegante. “Yo siempre quise correr, pero nunca conseguí un navegante que me acompañe. Esto es en equipo y sin una persona al lado es imposible poder correr. En la última la pierdo yo porque es tan finito el error y me equivoque en un DZ (velocidad controlada). Por ahí se pasa por un pueblito de dos o tres casas y empalma con el camino, pero en una de esas me lo comí. Es un exceso de velocidad que se castiga con diez puntos y no lo pudimos recuperar”, reconoció el radatilense.

Un amigo que está en Córdoba le guarda la máquina, y Sendra viaja desde acá hasta las sierras y de ahí viajan al lugar de competencia. Ahora le quedan por delante dos desafíos importantes. El próximo paso será Chepes y cerrará el campeonato en Neuquén.

“Hay 17 puntos de diferencia con el puntero y con dos presentaciones estoy ilusionado. Yo voy a dar todo de mí para pelear. Estamos encerrados en muy poco espacio. La próxima va a ser fundamental para llegar con chances a la última cita del año” apuntó.

Rafael Sendra es el piloto más sureño de la competencia, el que más kilómetros recorre, y en una de las últimas presentaciones se le hizo un reconocimiento por parte de la organización por el esfuerzo.