Rafecas y Lijo rechazaron tramitar la denuncia Nisman

Este mediodía, el primer día hábil luego de la feria judicial, el juez federal Ariel Lijo se declaró incompetente para tramitar la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Kirchner y otros funcionarios del gobierno por encubrimiento del atentado a la AMIA.

 Lijo consideró que la denuncia de Nisman no tiene conexidad con otros hechos que el juzgado a su cargo investigó también por encubrimiento del atentado y derivó el caso a la Cámara Federal para que se realice el sorteo.

Luego del sorteo, el caso recayó en el juez federal Daniel Rafecas, que en estos días está de licencia y es subrogado por su colega de Comodoro Py, Sebastián Ramos. Pero Ramos también se declaró incompetente, según informaron fuentes judiciales, por lo que quedó trabado un conflicto de competencia.

Los voceros explicaron que Rafecas, si vuelve de sus vacaciones, o en su defecto, Ramos, deberían pedirle opinión a la fiscalía y después rechazar "fundadamente" los argumentos de Lijo. Entonces el caso volvería al juez Lijo, quien mantendría su postura. De todas maneras, el conflicto parece instalado y se abre el interrogante sobre quien lo resuelve.

Este tipo de conflictos entre jueces, por cuestiones de competencia son resueltos por el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, quien deberá determinar si es Lijo o Rafecas el juez que quede a cargo de la investigación.

Otro interrogante se plantea porque Irurzun está excusado de intervenir en las cuestiones de la causa AMIA. En el caso interviene una sala especial conformada por camaristas de instrucción. Sin embargo, las fuentes consultadas indicaron que podría ser Irurzun quien resuelva.

El juez Lijo tiene a su cargo otras causas derivadas del atentado, y varias fueron enviadas a juicio, con acusados como el ex presidente Carlos Menem, el ex juez Juan José Galeano y el entonces titular de la Secretaría de Inteligencia Hugo Alfredo Anzorreguy.

En paralelo realizó también la investigación respecto de los hechos vinculados con el encubrimiento de la denominada pista siria.

Pero decidió que no correspondía instruir esta nueva denuncia que hizo Nisman antes de morir. Por eso la envió a sorteo y recayó en Rafecas.

Una vez que en la Cámara Federal se decida qué juez queda a cargo, el expediente debe ser enviado a la fiscalía para que se determine si corresponde impulsar y abrir la investigación.

\

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico