Rebelión en zona de chacras se trasladó al microcentro de Caleta

Otro delicado problema social detonó ayer en esta ciudad. Dos jinetes y numerosos automovilistas que procedían de la zona de chacras irrumpieron en calles céntricas y se dirigieron al edificio central del municipio. Son parte de unas 200 familias que temen ser desalojadas de los lotes que ocupan desde hace varios años.

Caleta Olivia (agencia)

El área en cuestión está ubicada hacia el oeste del Parque  Industrial y se llega por la ruta 12 a través de sinuosos caminos de tierra que a hora temprana fueron bloqueados por la quema de neumáticos.
Allí también hay numerosas viviendas, en su mayoría a medio construir, delimitadas por cercos de alambre y que solo cuentan con el servicio de energía ya que la red de agua nunca se extendió, a pesar de los insistentes pedidos.
Según lo manifestado por sus moradores a Diario Patagónico, estos terrenos fueron otorgados durante  la primera gestión del ex intendente Fernando Cotillo a través de un acta acuerdo, pero el actual jefe comunal, José Córdoba, manifestó que la misma presenta serias irregularidades.
Incluso Córdoba manifestó a través de medios radiales que algunos de esos terrenos fueron a su vez vendidos por intermediarios y ello generó una airada polémica.
Por su parte, integrantes de las familias que inicialmente se concentraron en uno de los caminos bloqueados, indicaron que no son usurpadores y que si bien tenían el compromiso de llevar adelante emprendimientos productivos, por ahora no los pueden concretar ya que ni siquiera poseen agua.
Señalaron además que Córdoba les quiere quitar las tierras por la puja política que mantiene con el ahora vicegobernador Fernando Cotillo.
“Nos mandaron a decir que nos van a pasar las máquinas por nuestras casas y eso no lo vamos a permitir. Somos gente de trabajo y estamos cansados de la corrupción”, indicó  una exaltada mujer.

INTERMEDIARIO
En medio de esta polémica, el intendente llamó a la radio FM 21 porque a través de esa emisora un vecino que se caracteriza por sus constantes críticas, Rubén Martínez, denunció que el padre de Córdoba tenía un amplio terreno “y ni siquiera plantó lechugas ni zanahorias”, dando a entender que se beneficiaba con un negocio inmobiliario.
Martínez nada tiene que ver con los vecinos de la zona de chacras, pero ofició de intermediario e incluso cuando un equipo periodístico de ese medio periodístico llegó al lugar, dijo a una de nuestras cronistas que “yo te voy a decir lo que tenés que escribir porque no quiero abrir mañana el diario y ver otra cosa”.
Antes había mantenido un fuerte entredicho con Córdoba a través de la citada emisora radial, la que terminó a los gritos y con la advertencia del jefe comunal de demandarlo judicialmente por haber ofendido a su padre, al tiempo que negó las acusaciones que hizo Martínez.

NO LOS ATENDIO
Más tarde, el intendente bajó los decibeles y dijo que se analizaría cada uno de los casos ya que no era intención del municipio desalojar a los chacareros, pero de todos modos no los atendió cuando estos llegaron al edificio comunal y bloquearon la calle 25 de Mayo.
En consecuencia, algunos voceros ingresaron al Concejo Deliberante que se encuentra enfrente y pudieron dialogar con el presidente del cuerpo, Víctor Chamorro (UCR), y el referente “cotillista” Juan José Naves (FVS).
En ese marco le indicaron a los ediles que presuntamente Córdoba quería los terrenos que ocupan para construir un plan de viviendas, reparando que hay otros terrenos aledaños para tal fin.
Al concluir la reunión, Chamorro dijo que se sugirió la conformación de una comisión para encauzar la solución del problema y que él asumía el compromiso de interceder ante el Departamento Ejecutivo, mientras que Naves formuló serios cuestionamientos al jefe comunal aludiendo a desprolijidades de gestión en desmedro de vecinos a los que en su momento Cotillo les brindó ayuda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico