Reconocieron a integrantes de la banda "ATR" y Alcaina hijo podrá ir a la escuela con custodia

Carlos Fabián Navarro y Diego Ezequiel González fueron reconocidos ayer en sendas ruedas de personas llevadas a cabo en la Oficina Judicial. En la revisión desarrollada en forma posterior a ese resultado, la Fiscalía solicitó para Navarro la prisión preventiva por seis meses, igual medida de coerción que le fuera dictada al resto de la banda. En tanto, Agustín Alcaina podrá salir a estudiar con custodia policial.

En el marco de la causa que se investiga contra la banda bautizada “ATR” (A Todo Ritmo) se llevaron a cabo ayer dos ruedas de reconocimiento y la misma cantidad de revisiones de medida de coerción, en tanto se reprogramaron otras dos ruedas de personas para la semana que viene.

Las audiencias estuvieron presididas por la juez natural de la causa, Mariel Suárez, mientras que la parte acusadora fue representada por la fiscal general, Andrea Rubio, y el funcionario, Cristian Olazábal.

En primer término fueron sometidos a sendas ruedas Carlos Navarro y Diego González, ambos implicados por el robo en un domicilio particular de calle Clarín. El primero recibió la asistencia del abogado de la Defensa Pública, Ricardo Amado, mientras que González fue defendido por el abogado particular, Mauro Fonteñez.

En ese contexto, la persona que actuó en calidad de testigo reconoció de manera categórica a los dos sospechosos y esa prueba que se sumó a favor de la parte acusadora motivó el pedido de 6 meses de prisión preventiva para Navarro, a quien se le había dictado 30 días durante la apertura de la investigación, a diferencia de los demás integrantes de la banda delictiva que recibieron el máximo plazo otorgado para investigar.

En la revisión realizada tras la rueda de reconocimiento, finalmente se formalizó el pedido y la juez Suárez hizo lugar a la Fiscalía prolongándole la medida de coerción a Navarro por el término de 6 meses, a contar desde el inicio de la investigación preparatoria.

A todo esto, el defensor particular Guillermo Iglesias, quien asiste a Luis Agustín Alcaina, pidió la libertad del mismo. En segundo término solicitó el arresto domiciliario y permisos para asistir a la escuela.

Por su parte la fiscal Rubio se opuso a la libertad y a cualquier tipo de morigeración, señalando que desde que comenzó el ciclo lectivo no asistió ningún día a clases.

Tras escuchar a las partes, la juez resolvió no hacer lugar a la libertad de Alcaina (h), ni al arresto domiciliario. En cambio autorizó, una vez acreditada su escolaridad, permisos con custodia policial para concurrir al establecimiento educativo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico