Reconoció que durante dos años abusó de su hijastra

En el marco de un juicio abreviado, fue condenado Osvaldo Segundo Neyra por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por la situación de convivencia y con la modalidad de delito continuado. La víctima fue su hijastra, quien padeció entre los 8 y los 11 años los abusos que fueron reconocidos por la pareja de su mamá. El depravado recibió una pena de 8 años de prisión.

El tribunal de enjuiciamiento que homologó el acuerdo de juicio abreviado fue integrado por los jueces Gustavo Castro, Sergio Piñeda y César Zaratiegui. El acusado, Osvaldo Segundo Neyra, de 56 años, debió reconocer la autoría de los hechos y aceptar la pena de 8 años que fijó en el acuerdo la fiscal general, Silvia Pereira, quien le atribuyó el delito de abuso sexual agravado por situación de convivencia en la modalidad de delito continuado, en carácter de autor, artículos 45 y 119, segundo párrafo y cuarto párrafo inciso “f”del Código Penal.

La calificación surgió por el hecho relatado en la acusación respectiva donde se indicó que todo ocurrió en Gaiman, cuando Neyra se encontraba en su domicilio particular, sabiendo lo que hacía y con inequívoca intención de saciar su apetito sexual. Allí aprovechaba la convivencia y la escasa edad de su hijastra, además de la desprotección en la que quedaba inmersa merced a que su mamá se ausentaba con fines laborales, para someterla sexualmente. Esto ocurrió en reiteradas oportunidades cuando la víctima tenía entre 8 y 11 años, entre los años 2011 y 2014.

En la audiencia también estuvieron presentes el abogado Pablo Rey, en representación de la de la Asesoría de Familia y por la defensa técnica del acusado lo hizo Martín Castro.

A su turno, la fiscal se refirió a la calificación legal escogida para los hechos objeto de la investigación y teniendo en cuenta las pautas mensurativas solicitó la imposición de una pena de ocho años de prisión, accesorias legales y costas.

La defensa coincidió con lo peticionado por el Ministerio Público Fiscal y el imputado admitió su participación y responsabilidad en cada uno de los hechos que se le pusieron de manifiesto. Con el acuerdo de las partes se procedió a incorporar por lectura la prueba que había sido oportunamente ofrecida.

Luego del plazo de deliberaciones, los jueces Castro, Piñeda y Zaratiegui se expidieron mediante la correspondiente resolución condenando a Osvaldo Segundo Neyra como autor material y penalmente responsable de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización, agravado por la situación de convivencia, en la modalidad de delito continuado, imponiendo la pena de ocho años de prisión de cumplimiento efectivo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico