Renuevan el pedido de justicia a 21 años del atentado a la embajada de Israel

Funcionarios de la embajada, y dirigentes políticos porteños y nacionales presenciaron el recordatorio.

Uno de los oradores centrales del acto, Maximiliano Miguel Lancieri, cuyo padre Miguel Lancieri Lomazzi murió en el atentado, expresó que cada día intenta explicarles a sus hijas “por qué mataron a su abuelo” y no logra hacerlo.
“Intento explicarles lo que significa la palabra justicia pero no puedo, quizás sea porque está guardada en el cajón de alguien y en algún momento se acuerde que la tiene ahí para usarla”, agregó.
Lancieri recordó que creció “a la fuerza de un momento a otro”, y subrayó que “crecimos cultivando la paciencia, esperando justicia”.
Y concluyó “No importan los años que pasen, busco y seguiré buscando palabras para el significado de justicia”.
Con la presencia del secretario de Relaciones Exteriores de la Cancillería argentina, Eduardo Zuaín, y la vicejefa del Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, el acto comenzó con un el típico sonido de la sirena a las 14:45, el horario en el que, el domingo 17, se cumplirán 21 años del atentado a contra la sede diplomática israelí en Argentina.
Durante el acto Vidal, Zuaín, el subdirector General y director Político de la cancillería israelí, Ran Curiel, y el presidente de la AMIA Guillermo Borger, entre otros, colocaron ofrendas florales en recuerdo de las víctimas, en compañía de quienes sobrevivieron al atentado.
Uno de los sobrevivientes presentes, Jorge Cohen, que se desempeñaba como jefe de prensa de la Embajada al momento del atentado, manifestó que “hoy es un día de reflexión, de homenaje a la memoria, desde el afecto y el recuerdo, no desde el análisis”.
En diálogo con la prensa, aseguró: “Le tenemos que agradecer a la Presidenta porque muchos años no fuimos escuchados, hasta que ella envió al Congreso un proyecto de ley de reparación para las víctimas y a partir de ahí fuimos escuchados, de hecho la ley se aprobó y se reglamentó”.
Por su parte, María Eugenia Vidal expresó que “el atentado es una huella dolorosa para todos, que no fue sólo a la embajada sino a la Ciudad de Buenos Aires, que es el corazón de la Argentina”, y destacó que “hay que apostar a la vida y al amor para encontrar justicia”.
Otro de los oradores del acto fue el embajador Ran Curiel, en representación del Estado de Israel, que subrayó que “el desafío es la guerra contra el terrorismo” y, en ese contexto, se refirió a lo que denominó “violaciones de los Derechos Humanos” cometidos en Irán.
También hizo uso de la palabra Dort Shavit, embajadora de Israel en Argentina, quien aseguró que “estas cicatrices nos tienen que recordar que hay que luchar por los sueños y deseos de nuestros seres queridos” y que esta tragedia sucedida hace 21 años demostró que el ataque hizo que crezca la amistad entre Argentina e Israel y que esa relación sea más fuerte”.
El acto finalizó cuando Yanina Grinberg entonó la canción “Hajol Izkor” en hebreo acompañada por el guitarrista Alejandro Brener.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico