Repotenciación del acueducto: con dos frentes en ejecución la obra ya avanzó un 50%

Con epicentro en la localidad de Sarmiento, la repotenciación del acueducto avanza sobre dos frentes. Uno de ellos es la construcción de una nueva planta potabilizadora. El otro consiste en el tendido de un tercer ducto hacia la estación de bombeo de Cerro Negro para poder ampliar el caudal que ingresa a ese punto.

 Licitada durante el invierno de 2013, la esperada obra de repotenciación del acueducto -financiada por Nación- se encuentra a once meses de su culminación con un avance del 50%. El desarrollo tuvo que sortear varios avatares, como cambiar el punto que estaba planificado para el inicio ante el riesgo inminente de que Caleta Olivia quedara definitivamente sin agua, con lo que debió priorizarse ese tendido, una instancia de la obra general ya culminada y atravesando solo obras conexas de finalización.

Con un trazado de 200 kilómetros, cuatro estaciones de bombeo instaladas en función de ese recorrido y las presiones a compensar por la topografía en la que discurre, más la alimentación a tres ciudades, el sistema acueducto Federico Jorge Carstens es foco de estudio en las universidades nacionales para las carreras de Ingeniería Hidráulica: en materia de acueductos, se trata de una de las obras de infraestructura más grandes y complejas del país.

Diario Patagónico visitó ayer el avance de obra de la repotenciación, que con epicentro actual en la localidad de Sarmiento permitirá a su término ampliar en un 50% la disponibilidad de agua potable que ingresa a Comodoro Rivadavia y en un tercio la que recibe Caleta Olivia. Con dos acueductos trabajando en simultáneo, la ciudad recibe hoy una media de 4.300 m3/hora. El acueducto nuevo transporta unos 2.600m3/h y otros 1.900 son aportados por el viejo, aunque los mencionados 4.300 son los que ingresan a esta ciudad en función de los consumos previos que se hacen en Sarmiento, los usuarios en ruta, Diadema y las empresas petroleras.

De ese ingreso a Comodoro de 4.300 cúbicos por hora, 350 se distribuyen a Rada Tilly y 450 a Caleta Olivia, datos que para traducir en litros hay que multiplicar por mil, con lo que para sacar una relación de cuál es el ingreso por hora al sistema para abastecer a las tres ciudades, puede establecerse un promedio de 4.300 tanques domiciliarios cada hora, para los tres centros urbanos. Así, las obras de la repotenciación aumentarán en un 50% la disponibilidad de agua en Comodoro, y un tercio a Caleta Olivia, y para ello hay bastante más que hacer que tender caños.

Edgardo Altamirano es el ingeniero hidráulico a cargo de la obra que se desarrolla actualmente para construir una planta potabilizadora que complementará el complejo existente, donde funcionan otras dos.

Con una tecnología similar a la actual, aunque variaciones en el área de sedimentadores, esta planta aportará la potabilización de 2.500 m3 por hora, una vez que el agua “cruda” cumpla con el proceso de carga, floculación, sedimentación por filtros, y potabilización química, desde donde es bombeada a una cisterna.

Esta nueva planta es clave para el sistema ya que aumenta propiamente la generación de agua potable para inyectar. A su vez, también se potenciará la toma de agua en el lago mediante el cambio de bombas. Se instalarán concretamente cuatro nuevas bombas electrosumergibles que aumentarán la capacidad de toma, llevando agua a las potabilizadoras, con lo que también deberá añadirse al sistema un tercer ducto, ampliando la capacidad de transporte actual entre esos puntos.

NUEVOS TENDIDOS

La repotenciación, que no es otra cosa que aumentar la disponibilidad de agua, se canalizará en su totalidad por el nuevo acueducto (el de 1999), aunque hay algunos sectores en los que el ducto no soporta el nuevo caudal de transporte, por lo que hay que hacer reemplazos o incluir terceros trazados entre cisternas y estaciones de bombeo.

En ello se focaliza el segundo frente de obra en marcha, con el tendido de un tercer ducto entre Sarmiento y la estación de bombeo de Cerro Negro, que implica un tramo aproximado de 25 kilómetros, que requieren una tapadura de al menos 1,20 metro.

El lugar de las tareas presenta condiciones operativas complejas en este momento del año, donde el aporte de agua del deshielo y los riegos por inundación determinan la presencia de la napa a apenas 60 centímetros, con lo que se debe trabajar continuamente con bombas y reemplazo del suelo.

Será con la llegada del invierno cuando las tareas encuentren su momento óptimo de desarrollo, previendo cumplir el plazo previsto para diciembre próximo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico