Rige la conciliación obligatoria pero el gremio docente la rechaza

El conflicto docente en Santa Cruz ingresó en una etapa crítica ya que la mayoría de los delegados de Adosac irán al Congreso Provincial que se realizará hoy en Río Gallegos con el mandato de "rechazar la conciliación obligatoria" dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación. El lunes por la noche hubo incidentes en Río Gallegos.

Caleta Olivia (Agencia)
El ministro de Economía de Santa Cruz, Juan Bontempo, se comunicó ayer desde Buenos Aires con diversos medios locales, mientras aguarda el primer día de audiencia de conciliación obligatoria que, en teoría, debería realizarse hoy con Adosac en el Ministerio de Trabajo de la Nación.
La medida tendrá una duración de quince días.
Al ser consultado sobre el virtual no acatamiento del gremio a la medida dispuesta por el Ministerio de Trabajo, el funcionario opinó que, entonces,» Adosac podría quedar expuesta a sanciones como perder la personería jurídica y también la posibilidad de liberar a las partes y así el Consejo de Educación Provincial podrá disponer el reemplazo de los docentes para que se empiecen dictar clases».
«Vamos a utilizar todos los mecanismos previstos en la ley para que los chicos vuelvan a tener clases», sostuvo Bontempo y conjeturó que «aquellos docentes que se sintieron motivados por la huelga, después de la actitud que van tomando sus dirigentes gremiales, creo que van a ir volviendo a clases».
El funcionario criticó la forma en que se manejó la conducción del gremio docente durante las audiencias conciliatorias de los últimos días. «En Buenos Aires decían una cosa y en Santa Cruz decían otra. Hay sectores que no quieren que esto se solucione porque creen que de esta manera vulneran a los gobiernos provincial y nacional», sentenció.
Reiteró que este «es el único conflicto que sigue vigente en la Argentina». Y comparó con lo que sucede en otros estados provinciales: «en Neuquén hubo una muerte y hoy están dando clases. Los de Santa Cruz son los docentes mejor pagos del país.
Y hubo un ofrecimiento concreto. La intención política es que se caiga el gobierno de Sancho o parte del gabinete y eso quedó demostrado con las últimas declaraciones del senador radical Alfredo Martínez que pidió adelantar las elecciones», manifestó.
Por su parte, la presidente del Consejo de Educación, Silvia Esteban, también desde Buenos Aires, dijo que la conciliación obligatoria «no es una sanción y el diálogo no se empieza desde cero en la misma, sino que se continuarían con las negociaciones previas, pero con la salvedad de que nuestros alumnos y docentes estarán asistiendo a las clases».
Como al ministro Bontempo, a la funcionaria también le «sorprendió la actitud de los dirigentes gremiales», que en Buenos Aires «estaban de acuerdo y después, cuando hablaban con sus bases en asamblea, decían que no».

CABILDO ABIERTO
En tanto, ayer por la tarde se realizó un «cabildo abierto» en Río Galletos y otro en Caleta Olivia. En el primero participaron trabajadores municipales y otros gremios de la Mesa de Unidad Sindical.
Durante toda la jornada en la capital santacruceña existieron versiones cruzadas por el arrojo de bombas molotov durante la madrugada del martes contra la sede local de la UCR, en la filial de Adosac y en una Unidad Básica del PJ «Los Muchachos Peronistas».
En ninguno de estos edificios se produjeron incendios considerables. La Justicia santacruceña inició investigaciones sobre el caso.
En ese contexto, el ministro Bontempo desestimó las denuncias de los manifestantes. «Lo que sabemos es que se provocó un forcejeo en la casa del Presidente, donde hubo un golpe en la cabeza de un manifestante, y, según el informe del Hospital, fue sólo un chichón en la cabeza. Lo que se está buscando es generar un hecho de represión, violencia y victimización» de los huelguistas.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico