River impuso autoridad y está en cuartos de final

Con dos goles de Braian Romero, derrotó a Argentinos como visitante en la revancha correspondiente a octavos de la Libertadores. Ahora se medirá con Atlético Mineiro.

Tras el empate 1-1 en la ida, en el estadio Monumental, River Plate derrotó 2-0 este miércoles a Argentinos Juniors en La Paternal, en el partido de vuelta de octavos de final, y clasificó a cuartos de la Copa Libertadores de América, donde chocará con Atlético Mineiro de Brasil, que viene de eliminar a Boca Juniors en un polémico cruce que se definió con remates desde el punto del penal.

En una situación límite, el River de Gallardo volvió a sacar a relucir su estirpe copera. Con la ventaja que suponía el gol de visitante para Argentinos, jugó un partido serio y se transformó en el único equipo argentino entre los ocho mejores del certamen.

Aprovechando las dimensiones más reducidas que las del Monumental, Argentinos procuró reproducir la presión que exhibió en el 1-1 de la ida. Pero el “Millonario” logró sortear la asfixia moviendo la pelota, con dinámica y actitud.

Cuando en corto vio bloqueados los caminos, apeló a saltar líneas, como en el pase de Carrascal a Suárez, que derivó en la amonestación de Torrén. A los 14′, Romero, de cabeza, tuvo la primera chance de gol del pleito (su intento se fue alto).

El “Bicho” contrarrestó con balones largos a espaldas de los centrales o de los laterales, preferentemente a Avalos o a Cabrera. Precisamente, el uruguayo quedó cara a cara con Armani a los 19’, el arquero lo atoró, la gambeta del atacante quedó larga y Enzo Pérez llegó al rescate.

En un contexto nuevamente de pressing contra pressing, un error rompió el partido. A los 35’, Quintana se resbaló en medio de un toqueteo visitante y Braian Romero no dudó: se perfiló y sacó un derechazo furibundo para firmar el 1-0 y su primera conquista con la “Banda”.

Instantes después, Suárez aprovechó que el zaguero quedó influenciado por su falla, lo superó e intentó un globo por encima del arquero Chaves. Kevin Mac Allister alcanzó a sacar parado en la línea.

El “Bicho” casi encuentra el empate a los 42’, tras un error compartido entre Carrascal y Zuculini. No se entendieron en la salida, Mac Allister recuperó y cedió para Hauche, quien resolvió al cuerpo del arquero “millonario”.

El dueño de casa apostó a encontrar juego en el complemento, con el ingreso de Florentín por Cabrera. Pero a los 8 minutos, River volvió a golpear: en una contra express, Suárez pisó el área y tocó para Romero, quien arrojándose hacia adelante, con esfuerzo, logró conectar para celebrar el 2-0.

El grito terminó de entregarle el control del juego a River. Si bien los dirigidos por Gabriel Milito empujaron, con voluntad, centros o balones largos, el fondo de la visita ofreció pocas fisuras. Y en la réplica, siempre fue más incisivo. Por ejemplo, a los 16’, cuando Carrascal corrió un lanzamiento de Angileri, durmieron los centrales locales, el enlace se anticipó y anotó. Pero el VAR detectó que en su arremetida la pelota rebotó en su brazo. Y la acción quedó anulada.

A partir de ese momento, Argentinos no hizo méritos para al menos descontar, mientras que River reguló la situación y cerró un triunfo sin fallas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico