Romero Luna afirma que hay un plan de contingencia para el Hospital Regional

El subsecretario de la cartera sanitaria, quien se reunió ayer con los concejales, también planteó que el Ministerio no aceptará más acuerdos sectoriales por salarios a partir de la implementación de un convenio colectivo que contemple a todos los trabajadores de la salud pública de Chubut.

El Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia reclamaba desde 2008 la presencia de un referente de la cartera provincial de Salud en ese recinto, para profundizar sobre los problemas sanitarios que aquejan a esta ciudad. 
En ese momento lo más acuciante era la falta de un servicio de emergentología, y actualmente el foco de conflicto pasa por la posibilidad de que el Hospital Regional se quede sin servicio de cirugía frente al preaviso de renuncia del personal de esa área en reclamo de mejoras salariales y de condiciones laborales.
En dicho contexto, el cuerpo legislativo recibió ayer por primera vez un referente del Ministerio de Salud de Chubut. Se trata del subsecretario Pedro Romero Luna, quien aseguró a los ediles que “hay un plan de contingencia” en caso de que el lunes se efectivice la renuncia de los cirujanos.
La reunión duró algo más de una hora, y aunque la invitación había sido extendida por los concejales del Frente para la Victoria, también participó la Unión Cívica Radical. Al término de la misma, el funcionario  abrevió que los temas abordados abarcaron la salud de la ciudad, las respuestas que pueden dar los efectores, cómo se trabaja desde provincia en un plan de salud para Chubut en el fortalecimiento del sistema público, cómo se implementarán ciertos programas de prevención en enfermedades no transmisibles,  y obviamente se  expuso de modo especifico el conflicto con el servicio de cirugía.
Sobre la situación, Romero Luna recordó que el miércoles se había realizado una reunión de partes, en la que se acordaron varios puntos relativos a la mejora de los procesos de trabajo del centro quirúrgico y del área de internación, y que se llegó a un acuerdo en cuanto a la dotación de personal suficiente en lo que respecta a instrumentadoras, enfermeros, mucamas y profesionales.
Romero Luna también destacó que los mismos cirujanos marcaron mediáticamente  la conformidad con estos puntos  de respuesta, y que el punto de discordia sigue siendo lo salarial.

PLAN DE CONTINGENCIA
Si se hace efectiva la renuncia de los cirujanos en conflicto, Romero Luna subrayó que el servicio continuará funcionando porque hay tres cirujanos de planta que no presentaron su dimisión. También dijo que se puede reforzar la dotación con los médicos residentes y que Provincia asegurará a la población la cobertura de las cirugías mediante un plan de contingencia que sumará otros profesionales de la ciudad e incluso de la provincia.
“Nuestra postura en esto es firme, porque trabajamos en un convenio colectivo de trabajo que le dará un marco político institucional de sostenibilidad, seguridad a los trabajadores de salud, con una sustancial mejora en su salario, pero no va a ser un arreglo sectorial sino para todos los trabajadores de salud de la provincia” subrayó el funcionario, que no anticipó porcentajes en función de que actualmente se trabaja en el borrador.
Según cuestionó, es de larga data la práctica de arreglos sectoriales dentro del sistema público, y que “eso se acabó”.
“En adelante se trabajará con acuerdos generales y que todos los acuerdos salariales y de recomposición se trabajará en el terreno legítimo “que es el ámbito gremial”, expresó.
Sobre la implementación del convenio colectivo mencionado, expuso que el mismo ya está cerrado en cuanto a su trabajo de armado en lo que a derechos, compensaciones y obligaciones  respecta. Mientras, ahora atraviesa la etapa de números y recuperación de la pirámide.
Según planteó, el sistema tiene hoy una pirámide “achatada” en la que las responsabilidades jerárquicas,  director y jefes de servicio deben ser pagadas, ya que existen casos en que estos perciben  menos salario que un trabajador de planta. “Esa responsabilidad hay que pagarla, y hay que recuperar también aquellos profesionales que deseen tener dedicación exclusiva al Estado”, sostuvo.
En cuanto a la asignación salarial de los cirujanos, que en apariencia se mantiene como eje del conflicto, Romero Luna señaló que se les había pedido un compás de espera en función del mencionado convenio colectivo que traería una sustancial mejora, pero que  ante tal pedido se levantaron de la reunión.
Expuso que un cirujano percibe una remuneración que oscila entre los $16.000 y  $22.000  por una carga de 40 horas semanales con disponibilidad para guardias y guardias pasivas, variando justamente según la cantidad de guardias. De acuerdo al funcionario, la pretensión de los especialistas es llevar el nivel de ingresos a $30.000.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico