Rompió vidrio de confitería, comió y se quedó "pipí cucú"

Un insólito hecho policial se produjo en las primeras horas del domingo en la confitería "Pipí Cucú", ubicada en pleno centro de esta ciudad, donde fue detenido un individuo que se quedó dormido en la cocina luego de ingresar al local y consumir varios sandwiches y bebidas.

Caleta Olivia (agencia)

Posteriormente, el sujeto fue identificado como Pablo David Avilés, de 27 años, quien deambulaba por las desoladas calles bajo los efectos de una fuerte ingesta alcohólica y alrededor de las 8 rompió el vidrio de la puerta del comercio ubicado en la avenida San Martin, en diagonal al Monumento al Obrero Petrolero, en busca de comida.

La guardia de la Comisaria Seccional Primera fue alertada por el llamado de una empresa de seguridad que monitorea la alarma de esa confitería y varios patrulleros se dirigieron hacia el lugar.

El autor aún permanecía en el lugar, pero no se dio por enterado de la llegada de los uniformados porque se hallaba profundamente dormido en el piso de la cocina.

Apenas reaccionó cuando lo despertaron y lo trasladaron a un calabozo, donde solo permaneció por algunas horas tras fijar un domicilio legal y solo se le pudo imputar el delito de “daño” por rotura de un vidrio, ya que no había robado nada, al margen de consumir gratuitamente alimentos y bebidas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico