Rousseff afirmó que los archivos de la dictadura fueron quemados

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que impulsa una Comisión de la Verdad en el Congreso, afirmó ayer por primera vez que documentos importantes de la dictadura militar (1964-1985), bajo la cual fue presa política y torturada, fueron quemados por las Fuerzas Armadas.

San Pablo (Télam)

“Los documentos no eran secretos y fueron quemados todos”, dijo Rousseff, quien durante su juventud fue presa política y víctima de torturas por parte de la dictadura militar brasileña, citada por la agencia noticiosa italiana ANSA.
“Recibí muchos archivos sobre el período de la dictadura, pero fui informada, también por muchos organismos y entes del gobierno que los documentos fueron quemados. Entonces pedí las pruebas de eso, quién dio la orden, la fecha, quién la ejecutó. Fueron quemados todos esos documentos”, dijo Rousseff.
Para la presidenta, los militares eliminaron estas pistas sobre las violaciones a los derechos humanos de la dictadura antes de los gobiernos de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) y de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).
“Estuve cinco años atrás de esos documentos desde la época en la que yo era ministra y mi impresión es que fueron destruidos, no ahora, ni en el gobierno de Lula, ni en el gobierno de Cardoso, fueron destruidos antes”, dijo en una entrevista con cinco diarios brasileños.
La dictadura traspasó el poder en 1985 al civil José Sarney, que gobernó hasta 1990, año en el que fue electo Fernando Collor de Mello, quien renunció en 1992 tras un escándalo de corrupción.
Ambos, hoy senadores oficialistas, impulsan el secreto eterno en algunos documentos, mientras que Rousseff ratificó que el gobierno defenderá el proyecto de ley para evitar el secreto eterno de algunos documentos y la liberación de todos los que tengan vinculación con violaciones a los derechos humanos.
Es la primera vez que Rousseff habla de la quema de archivos, hasta ahora una hipótesis defendida por el ministro de Defensa, Nelson Jobim.
La mandataria impulsa una Comisión de la Verdad en el Congreso para investigar los crímenes de la dictadura militar, amparados por la Ley de Amnistía de 1979, que los gobiernos de Lula y de Rousseff ratificaron ante el Supremo Tribunal Federal (STF) cuando se trató su posible derogación.
El viernes, el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, concedió, por primera vez, a un grupo de familiares de desaparecidos políticos acceso irrestricto a los documentos sobre la dictadura existentes en el Archivo Nacional, según se publicó en el Diario Oficial de la Union. Entre ellos hay documentos de la Agencia de Inteligencia (ABIN).
Los integrantes de la comisión de familiares “buscan identificar registros documentales que sirvan como elementos de prueba e información para subsidiar la defensa de derechos y que hagan posible la identificación de agentes públicos que hayan sido mandantes o autores de violaciones a los derechos humanos”.
La presidenta Rousseff, quien militaba en la organización armada Vanguardia Armada Revolucionaria-Palmares (Var-Palmares), estuvo detenida por la dictadura durante casi tres años, hasta diciembre de 1972. Durante 22 días seguidos fue torturada en el presidio Tiradentes que estaba ubicado en el centro de la ciudad de San Pablo.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico