Rusia llevó a la ONU el caso del exespía envenenado

Rusia advirtió ayer ante el Consejo de Seguridad de la ONU que el gobierno del Reino Unido "está jugando con fuego" y que se arrepentirá por culparlo y sancionarlo por el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia.

“¿No han podido crear una historia falsa mejor?”, preguntó a las autoridades británicas el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, durante una nueva reunión ante el máximo organo de decisión de la ONU.

El diplomático aseguró que las acusaciones del Reino Unido contra su país son un “teatro del absurdo” que podría ser fruto de una campaña para desprestigiar a Rusia y advirtió que se podrían volver en su contra cuando se descubra lo que realmente pasó.

“Le dijimos a nuestros colegas británicos que están jugando con fuego y se arrepentirán”, amenazó Nebenzia, citado por la agencia de noticias EFE

El embajador ruso insistió en que Occidente realiza una “guerra de propaganda contra Rusia” y dijo que el gobierno de su país cree “altamente probable que los servicios de inteligencia de ciertos países estén detrás de esta provocación”, en referencia al envenenamiento del exdoble espía y su hija.

La expresión utilizada por Nebenzia replica el lenguaje usado por el gobierno británico, quien consideró “altamente probable” que Rusia fuese responsable del ataque a Skripal, cometido el 4 de marzo pasado en la localidad inglesa de Salisbury, en el sur de Inglaterra.

Luego del episodio, Londres que decidió sancionar a Moscú con la expulsión de diplomáticos rusos, medida replicada días después por más de una veintena de países, entre ellos Estados Unidos, que ordenó la salida de más de 60 diplomáticos rusos.

Apoyados por muchos de sus aliados, la embajadora del Reino Unido ante la ONU, Karen Pierce, reiteró ayer en el Consejo de Seguridad que “las pruebas apuntan abrumadoramente a los rusos”.

“Pudimos determinar que la sustancia usada era una agente nervioso de grado militar, de un tipo tan horrible y complejo que solo pudo ser producido por un Estado”, agregó.

Moscú, que el miércoles no consiguió el apoyo de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para participar en la investigación del envenenamiento del exespía, logró llevar el asunto al Consejo, donde se había discutido el tema el 14 de marzo pasado, en aquella ocasión por iniciativa británica.

Nebenzia aprovechó la segunda sesión del órgano de la ONU para cuestionar cómo fue posible que Skripal y su hija no murieran al ser expuestos al agente nervioso y subrayó que la única explicación posible es que se les administrase un antídoto. De ser así, el Reino Unido tendría que tener muestras del veneno, argumentó.

Tanto el Reino Unido como varios de sus aliados denunciaron ayer que la reunión del Consejo de Seguridad impulsada por Rusia es un intento de distraer y de sembrar confusión sobre el caso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico