Santa Cruz repudió eliminación de los ministerios nacionales de Salud y Trabajo
El gobierno de Santa Cruz adhirió al repudio expresado por otros estados provinciales por la eliminación de ministerios nacionales claves, como el caso de Salud y de Trabajo, los cuales fueron relegados al rango de secretarías. Incluso los comunicados ya estaban redactados cuando comenzaron a circular esas versiones que finalmente el gobierno de Cambiemos anunció ayer de manera oficial.

Caleta Olivia (agencia)

“Eliminar el Ministerio de Salud de la Nación como tal y darle un rango inferior al mismo constituiría un retroceso institucional significativo en la búsqueda y consolidación de los objetivos trascendentes trazados por la ley y la Constitución Nacional en la ejecución de los planes, programas y proyectos del área para atender a la población, en especial a los más vulnerables”, expresa el informe emitido desde la cartera del área de salud provincial que preside Rocío García.

Además, se agrega que “tal circunstancia desnuda una perspectiva política que está al margen de la consideración de la Salud como DDHH fundamental, relegando a la misma como bien social de la comunidad”.

Más adelante destaca que “no existe la posibilidad de coordinación, articulación y complementación del sistema de servicios de salud estatales del ámbito nacional, provincial o municipal, de la seguridad social y del sector privado, sin que exista un Ministerio de Salud a nivel nacional”.

Considera también que un MNS es más que relevante ya que actúa “como rector de las políticas esenciales del sector tendientes a unificar los criterios sanitarios sustanciales con la colaboración directa de las provincias y la asistencia de los programas destinados a los sectores más postergados de la sociedad”.

CONSEJO DEL TRABAJO

Por otra parte, Santa Cruz, a través de su Ministerio de Trabajo que lidera Teodoro Camino, igualmente avaló el documento consensuado por las provincias que integran el Consejo Federal del Trabajo, cuyos integrantes se habían reunido los días 30 y 31 de agosto en la ciudad de San Salvador de Jujuy.

A través del mismo se manifestó el descontento a la medida que preveía adoptar el Gobierno Nacional, precisamente la de disminuir el rango del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, transformándolo en una Secretaría.

El citado Consejo advirtió que ello implicaría “un retroceso institucional, máxime teniendo presente que nuestro país es reconocido internacionalmente por el importante desarrollo en materia de legislación laboral, creación de derechos y protección social al mundo del trabajo y la producción”.

Una de las premisas en se basó el documento indica que “el hombre que trabaja no sólo lo hace por la justa remuneración, sino porque con el trabajo adquiere respeto íntimo y social y debe ser tomado como sujeto activo del proceso de producción, del crecimiento y del desarrollo de la Nación”.

En consecuencia, considera que el gobierno macrista se desentiende de dar cumplimiento a la “promoción, regulación y fiscalización de los derechos fundamentales de los trabajadores, en especial la libertad sindical, la negociación colectiva, la igualdad en las oportunidades y de trato y la eliminación del trabajo forzoso y del infantil”.