Santillana del Mar, una de las localidades con mayor valor histórico y artístico de España

La cueva de Altamira es su principal atractivo y es considerada la Capilla Sixtina del arte Cuarternario. También se encuentra allí la famosa Colegiata. Un sinnúmero de edificaciones antiguas adornan este pueblo medieval que en cada rincón logra transportar al turista a otro tiempo.

A esta hermosa villa se llega utilizando el Aeropuerto de Santander, que se encuentra a escasos metros de las estaciones de ferrocarril de las compañías FEVE y Renfe que conectan con Santillana del Mar. Los tickets aéreos para dos personas, ida y vuelta desde Ezeiza, cuestan unos 58.500 pesos aproximadamente.

Este municipio de Cantabria posee innumerables atractivos turísticos, toda ella en su conjunto es considerada un monumento. Cuenta un precioso casco histórico y por la localidad pasa también el Camino de Santiago del Norte. Un dato curioso es que se la llama “la Villa de las tres Mentiras”, ya que no es santa, ni llana ni tampoco tiene mar.

Si por algo se conoce Santillana del Mar, es por la cueva de Altamira, considerada la Capilla Sixtina del arte Cuaternario. Se trata de una construcción natural en la roca, con pinturas de arte rupestre, de la prehistoria. Fue descubierta por un cazador en el año 1868, de manera casual y debido a su importancia fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Las pinturas del techo representan a más de 100 animales y diversos signos. Entre los animales cabe destacar los bisontes, ciervos, caballos, cabras y menos humanas, pareciendo que las escenas están en movimiento.

En las inmediaciones se encuentra también el Museo de Altamira, donde se pueden encontrar colecciones que proceden de hallazgos de la propia cueva. Se ofrece también al visitante, talleres de tecnologías prehistóricas y exposiciones permanentes.

Pero Santillana del Mar es algo más que la cueva de Altamira. La Colegiata, declarada Monumento Nacional es considerada uno de los mayores exponentes de arquitectura románica en Cantabria. La misma está construida sobre una antigua ermita en el siglo XII.

Por otra parte, es importante señalar que todo el casco histórico del municipio logró sobrevivir al paso de los siglos manteniendo un excelente estado de conservación. Sus pintorescas calles empedradas están rodeadas de distinguidos edificios construidos en su mayoría entre los siglos XIV y XVIII.

A la época medieval corresponden la torre de Merino (s. XIV) o la de Don Borja (s. XV), considerados los edificios civiles más antiguos de la localidad. También es posible admirar imponentes palacios renacentistas, como el de los Velarde, y mansiones de estilo barroco, de las que sobresalen la de los Valdivieso, la de los Villa o la de la archiduquesa de Austria.

Asimismo, los alrededores de Santillana del Mar permiten disfrutar del rico patrimonio natural de la zona. El visitante puede acercarse al Parque de la Naturaleza de Cabárceno, donde los animales viven en condiciones de semilibertad, o bien hacer una excursión por la ruta del Cares, en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa.

Otros espacios protegidos de Cantabria son los Parques Naturales de Oyambre, Peña Cabarga y Saja-Besaya.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico