Sarkozy arma su gabinete y su programa de reformas

El presidente electo francés Nicolás Sarkozy se retiró ayer a un lugar no revelado para definir su futuro gabinete y la estrategia de cara a unos nuevos comicios parlamentarios el mes que viene, en los que buscará obtener una mayoría que le permita aprobar las amplias reformas que promete.

París (Télam)
Tras una larga noche de festejos por su triunfo sobre la socialista Ségolene Royal en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el conservador Sarkozy, de 52 años, fue visto ayer cuando abandonaba un lujoso hotel de París acompañado por su mujer Cecilia y el hijo de ambos, Louis.
Sarkozy, un conservador pro-norteamericano e hijo de inmigrantes húngaros de origen noble, venció el domingo a Royal por 53,06 por ciento de los votos a 46,94 por ciento, en unos comicios con una altísima e histórica participación de un 85,97 por ciento.
Su entorno no quiso revelar adónde iba el presidente electo, que la semana pasada había dicho que si ganaba planeaba retirarse unos días de la vida pública para prepararse para su futuro cargo y «descansar tras el clamor de la campaña», que duró varios intensos meses e incluyó primera y segunda vuelta electoral.
Según el diario Le Monde, Sarkozy viajó a la isla de Córcega, pero la información no fue confirmada oficialmente.
Sarkozy planea retirarse a descansar y a «ponerse psicológicamente en el lugar de un presidente» antes de asumir de manos de Jacques Chirac la jefatura del Estado, el 16 de mayo, dijo ayer su coordinador de campaña electoral, Claude Guéant.
El sucesor de Chirac quiere formar un gabinete de sólo 15 ministros y hacerlo jurar tres o cuatro días después del traspaso del poder, indicó Guéant. Los secretarios de Estado serán nombrados tras las legislativas del 10 y 17 de junio, agregó.
Como futuro primer ministro se menciona como casi seguro a Francois Fillon, uno de los asesores de Sarkozy.
La prensa francesa de izquierda y derecha coincidió en que el triunfo dio a Sarkozy un fuerte mandato para aplicar sus reformas. El presidente electo quiere flexibilizar la ley laboral, califica de «absurda» la jornada laboral francesa de 35 horas y planea reforzar las leyes contra el crimen y la inmigración ilegal.
«El pueblo de Francia eligió el cambio», dijo Sarkozy en su discurso triunfal en París tras ganar los comicios, al tiempo que prometió un rol global más fuerte de Francia y una renovación de los vínculos con Estados Unidos.
Pero la tarea no será fácil, y se espera una dura oposición de los sindicatos a los planes del presidente electo de hacer más fácil a las empresas y empleadores el tomar y echar gente.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico