Schwartzman: "realmente disfruto jugar la Copa Davis"

Argentina jugará desde mañana ante Chile una serie trascendente, puesto que de ganarla, quedará a un paso de retornar al Grupo Mundial tras haber descendido en septiembre del año pasado. "Es algo que me llena de orgullo y me permite vivir sensaciones ajenas a las que se dan habitualmente en el circuito", confesó el "Peque".

El tenista Diego Schwartzman, número uno del equipo de Copa Davis de la Argentina que este fin de semana se enfrentará a Chile en una eliminatoria que tendrá un escenario inusual, puesto que se jugará en San Juan, admitió ayer que “disfruta” de representar al país y consideró acertada la decisión de mudar la serie al interior.

“Realmente disfruto jugar la Copa Davis, es algo que me llena de orgullo y me permite vivir sensaciones ajenas a las que se dan habitualmente en el circuito”, comentó el “Peque” en una charla con Télam, en una de las salas del estadio sanjuanino Aldo Cantoni, que albergará la serie ante los chilenos mañana y este sábado.

El tenista nacido en la Capital Federal hace 25 años atraviesa el punto máximo de su carrera, tras haber alcanzado esta semana el puesto 15 en el ranking mundial de la ATP, la mejor ubicación desde que comenzó a jugar al tenis.

En San Juan, Schwartzman es el más solicitado por el público, que le manifiesta su reconocimiento y cariño en las prácticas del equipo argentino y él retribuye quedándose después de hora a firmar autógrafos a tomarse una foto, siempre de buen humor.

“Fue una buena decisión salir de Buenos Aires y mudar la serie al interior. Creo que la gente de Capital Federal está acostumbrada a estos eventos; entonces, como los ve seguido, pierde el interés; en cambio acá es algo que generó un entusiasmo increíble”, analizó el “Peque”.

El tenista surgido del Club Náutico Hacoaj conquistó este año el ATP 500 de Río de Janeiro (había sido campeón en Estambul, en 2016) y se consolidó entre los 15 primeros del mundo, en la Argentina solo por debajo del tandilense Juan Martín Del Potro, sexto tenista del planeta.

“No me conformo con lo que hice, quiero seguir evolucionando, me gusta mucho la competencia y creo que me falta mejorar muchas cosas aún para estar al nivel de los mejores”, expresó Schwartzman, quien atendió a Télam luego de la conferencia de prensa que ofreció junto al resto del equipo argentino.

El “Peque” será la principal carta de triunfo de la Argentina en la serie ante los chilenos, que recompensará al ganador con la posibilidad de jugar un Repechaje en septiembre ante un país del Grupo Mundial que se conocerá en un sorteo que se efectuará el miércoles 11 de abril en Londres.

El capitán argentino, Daniel Orsanic, tiene claro que Schwartzman saltará a la cancha mañana para uno de los singles, mientras que para el otro se perfila el bahiense Guido Pella (63) por sobre Nicolás Kicker (87), este último debutante absoluto en la Davis.

Los otros dos integrantes del equipo son los especialistas en dobles Guillermo Durán (71 en el ranking de duplas) y Máximo González (80), quienes se entrenan para el punto del sábado aunque eso no implica que jugarán juntos, ya que también podría hacerlo uno de ellos junto a Pella.

“Tengo más experiencia que en otras convocatorias a la Davis, no soy el mismo jugador porque evolucioné y los buenos resultados me dieron confianza. De todas maneras, no me creo más importante que mis compañeros, acá para ganarle a Chile somos todos necesarios”, analizó el “Peque”.

Schwartaman jugará mañana ante el segundo singlista de Chile, Christian Garín, (217) y el otro punto lo asumirá Pella o Kicker frente a Jarry (64), el tenista más peligroso del equipo rival puesto que atraviesa un punto más alto de su carrera.

“Garín es un tenista que evolucionó mucho en los últimos meses, se trata de un jugador muy agresivo al que le gusta dominar los puntos, así que intentaré tomar la iniciativa e impedir que haga su juego”, adelantó Schwartzman.

El “Peque” se refirió finalmente a la expectativa que generó la serie ‘copera’ en San Juan y al ambiente que habrá en el estadio, habida cuenta de la gran rivalidad que se profesan los cuyanos con sus vecinos chilenos, que se estima serán un millar en el estadio con capacidad para 5.000 espectadores.

“Creo que más allá de la rivalidad deportiva, la gente se comportará con respeto. Ojalá pueda disfrutar el partido y festejar una victoria”, concluyó Schwartzman, el número uno del equipo en la cuenta regresiva de una serie trascendente, puesto que de ganarla la Argentina quedará a un paso de retornar al Grupo Mundial, luego de haber descendido en septiembre del año pasado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico