SCPL refinanció deuda por 16 molinos, de los cuales sólo cuatro funcionan

La Cooperativa pagará en quince cuotas los 550 mil dólares que estarían faltando para cumplir con la deuda de aquellos equipos comprados a una empresa española. Sólo queda la deuda porque la mayoría de los molinos está roto y hasta desmontarlos sería más costoso que la energía que generarían.

La Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) pagará en quince cuotas el último tramo de la deuda contraída en 2001 con Gamesa, por 16 equipos de generación de energía eólica de los que actualmente están operativos nada más que cuatro. Según explicaron autoridades de la entidad cooperativa, el compromiso implica 550 mil dólares.
Los equipos costaron ocho millones de dólares en aquel momento y con la crisis de 2001 y la devaluación de 2002, a la SCPL se le hizo cuesta arriba la deuda. Ha pasado el tiempo, incluso la vida útil de la mayoría de los molinos terminó, y la deuda es más grande que la propia energía que genera el parque.
“Con la crisis de 2002, nuestra deuda se triplicó y se tuvo que pensar en la refinanciación. En setiembre de 2003, se volvió a refinanciar en valor de 50 mil dólares mensuales. En 2009, no pudimos pagar esa deuda. En diciembre de 2013 se canceló el gran compromiso y quedó un remanente de 550 mil dólares”, señaló el ingeniero Víctor Santana, gerente comercial de la SCPL.
“En estos dos últimos años de la gestión de la cooperativa ha cumplido con los compromisos de la institución. Llevamos casi catorce años de una deuda con molinos que nos dejaron una venta de CER (Certificados de Emisiones Reducidas), con un acuerdo con un grupo japonés, un anticipo de 1,2 millones de dólares”, manifestó.
“Hacer un recupero de los molinos es mucho más costoso que lo que nos va a dar la generación de esa energía, que no está reconocida en valor económicos importantes. Lo que producen no representan un valor importante para el costo que tiene la reinversión o el reacondicionamiento. No recuperaríamos la inversión”, dijo.
En este contexto, existe un reclamo del grupo japonés por aquél anticipo. Por eso, la SCPL están pagando los 226 mil dólares pendientes de devolución desde junio del año pasado. Desde la prestadora del servicio de electricidad, agua y cloacas en Comodoro indicaron que cuando hubo restricciones a la compra de dólares también tuvieron retrasos en los pagos.
“Están quedando 550 mil dólares que se pagarán en quince meses de aproximadamente 40 mil dólares”, señaló Santana.
Un estudio solicitado por la SCPL reveló que las bases de los molinos están deterioradas, por lo que es muy difícil realizar un cambio de las torres. De veinte años de vida útil, los equipos llegaron a doce paradójicamente por el impacto del viento en este tiempo. Para asentar nuevos molinos, habría que buscar otros lugares.
Entre las ideas planteadas, está la de recuperar de los equipos fuera de servicio algunos repuestos para habilitarlos en otros equipos que estén en mejores condiciones. Sin embargo, todo implicaría una inversión costosa que desde la SCPL no están dispuestos a realizar teniendo otras prioridades más urgentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico