Se confirma que también atentaron contra sede de petroleros en Las Heras

Al igual que lo sucedido en Caleta Olivia, en la misma madrugada del viernes manos anónimas atentaron contra la sede Las Heras del sindicado de los petroleros de base. Allí también arrojaron pintura, escribieron leyendas amenazantes y además rompieron algunos vidrios.

Caleta Olivia (agencia)

Si bien el hecho de vandalismo fue denunciado ese mismo día por uno de los delegados normalizadores-interventores, Juan Barrientos, recién ayer se difundieron fotografías que lo prueban.
Esta situación beligerante se enmarca en una fuerte interna que mantienen tres de los cuatro dirigentes que impuso la Federación que controla este sindicato.
Sin embargo, a las presunciones de ajuste de cuentas entre los mismos, ahora se suma otra hipótesis: que los atentados provengan de sectores que reclaman la normalización de la fragmentada institución.
Ello se desprende de las frases lacerantes que quedaron impresas –ex profeso con gruesos errores ortográficos– en la fachada del edificio de planta baja y en los paredones que lo circundan.
Se tilda de traidores a quienes están al frente del sindicato y piden que lo devuelvan, en tanto que la pintura que se arrojó en este lugar fue de color negro, mientras que en la sede de Caleta se utilizó el rojo.
Estos dos hechos generaron un fuerte cruce de palabras entre el delegado de la ciudad del Gorosito, Rubén Retamozo y el de Las Heras, Juan Maldonado, quien a su vez es respaldado por el referente de Pico Truncado, Pablo Méndez y ambos firmaron un comunicado de prensa.

“VIOLENCIA Y ATROPELLO”
En principio, los dirigentes lamentaron las “pintadas tendenciosas” que se hicieron en el edificio sindical que recientemente fuera refaccionado en su totalidad lo que demandó un alto monto de inversión y tuvo que cerrarse por 30 días.
Además de repudiar el atentado, considerando que el mismo constituye “una marca” de quienes “están embarcados en una lucha anónima y solitaria a favor de la violencia y el atropello y que poco tienen que ver con el espíritu que caracteriza a los trabajadores petroleros de Las Heras, los que encontraron en esta casa sindical un lugar de encuentro y reflexión”.
Al mismo tiempo sostienen que este tipo de vandalismo es el reflejo de “expresiones violentas de malintencionados que creen tener  derecho a atentar contra la seguridad e integridad física de quienes hoy llevan adelante la responsabilidad de representar a los trabajadores, hasta tanto la justicia indique lo contrario”.
“De igual forma –añaden–, se hicieron presentes trabajadores de distintas empresas quienes se vieron afectados por la situación, haciendo propicia las expresiones de rechazo y solicitaron demandar a quienes sean responsables de estos actos”, pidiendo que las autoridades pertinentes investiguen y los identifiquen para que tengan una  “firme condena”.
Finalmente mencionan que “hay organizaciones identificadas detrás de estos episodios”, cuyos integrantes “siempre tuvieron la intención de causar daños que afectan básicamente a la casa de los trabajadores petroleros”, aunque no hacen expresa mención a algún sector en particular.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico