Se hizo pasar por la hija para cumplir sus fantasías sexuales

La mujer le robó la identidad a su propia hija para seducir jóvenes y llevar una vida como si tuviese 22 años.

Una madre de Missouri, Estados Unidos, se enfrenta a la posibilidad de ir a la cárcel después de admitir haber robado la identidad de su hija separada para asegurar préstamos estudiantiles, inscribirse en la universidad y –fundamentalmente- cumplir sus fantasías sexuales con gente más joven.

Laura Oglesby, de 48 años, se hizo pasar por su hija, Lauren Hays, durante más de dos años en una elaborada estafa que engañó tanto al gobierno federal como a los lugareños en la pequeña ciudad de Mountain View. En 2016, Oglesby solicitó una tarjeta de Seguro Social a nombre de Hays, que recibió de inmediato por correo. A partir de ahí, Oglesby, quien era oriunda de Arkansas y tenía entonces 43 años, asumió la identidad de su hija, diciendo que se llamaba Lauren Hays y que solo tenía 22 años.

La mujer inició la segunda parte de su plan: comenzó a seducir a jóvenes de unos 20 años que no tenían idea de que Oglesby era casi dos décadas mayor de lo que decía que era. "Todos lo creyeron. Incluso tenía novios que creían que tenía esa edad: 22 años", dijo Jamie Perkins, jefe del Departamento de Policía de Mountain View al New York Times. En varias fotos reveladas por la policía, se observa a Oglesby en una cuenta de Snapchat donde fingía ser Hays y posaba con una serie de filtros juveniles sobre su rostro.

"Había adoptado por completo un estilo de vida más joven: ropa, maquillaje y personalidad. Había asumido completamente que se convertiría en una persona más joven a los 20 años", dijo el detective Stetson Schwien.

Hubo otro engaño: Oglesby se mudó con Avery y Wendy Parker, una pareja de Mountain View que creía que era una mujer joven que huía de una situación de violencia doméstica. Así logró vivir dos años sin pagar alquileres. Durante ese tiempo, Oglesby solicitó una licencia de conducir de Missouri a nombre de su hija antes de inscribirse en Southwest Baptist University, donde pidió ayuda financiera y recibió US$ 9.400 en préstamos federales para estudiantes, US$ 5.920 en becas Pell y US$ 1.863 en cargos financieros. Incluso trabajó en la biblioteca local de Mountain View, donde los lugareños la conocían como Lauren Hays.

Sin embargo, después de más de dos años, la elaborada estafa se derrumbó en agosto de 2018. Las autoridades de Arkansas se pusieron en contacto con la policía de Mountain View porque detectaron que Oglesby había cometido un fraude financiero al usar el nombre de su hija.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico