Se negó a declarar la abuela acusada de estrangular a nieta

La abuela acusada de asesinar a su nieta de tres meses, presuntamente por estrangulamiento, en una casa del partido bonaerense de Lomas de Zamora se negó a declarar y continuará detenida.

Se trata de Bettina Paola Fabro (51), quien se negó a declarar hoy ante la fiscal Marcela Juan, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 14 de Lomas de Zamora.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que la mujer quedará detenida acusada del homicidio agravado de su nieta, identificada como Ana María Patiño Fabro, de tan solo tres meses.

En tanto, la madre de la beba, una adolescente de 17 años -de quien se reserva su identidad-, también quedó detenida por los delitos de "abandonó de persona y lesiones".

La adolescente quedó a disposición de la fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil, agregaron las fuentes.

El hecho ocurrió el sábado, cuando la propia sospechosa llevó a la víctima hasta el hospital Finochietto, de Lomas de Zamora, al que la beba ingresó muerta.

Según las fuentes, los médicos constataron que la víctima presentaba lesiones en el rostro y en el cuello compatibles con un mecanismo de asfixia, por lo que alertaron a la Policía.

Tras la denuncia, intervinieron efectivos de la comisaría 10ma. de Ingeniero Budge y la fiscal Juan, que se trasladaron hasta el domicilio donde residía la beba, en la calle Guaminí al 1000 de esa localidad.

Las fuentes policiales informaron a Télam que luego de entrevistarse con vecinos y otros testigos, la fiscal dispuso la aprehensión de la abuela de la víctima, de 51 años, quien quedó acusada del delito de "homicidio agravado".

A su vez, los pesquisas confirmaron a través del resultado de la autopsia que la bebé fue estrangulada, añadieron los voceros.

Por su parte, Sebastiana Ferreira, propietaria de la casa donde alquilaban una pieza las dos mujeres con dos menores, aseguró que la relación entre madre e hija era conflictiva y que diariamente se escuchaba el llanto de dos bebés.

La mujer indicó que además de la beba de tres meses, la adolescente tiene otro hijo de un año y medio. "(Fabro) me dijo que la nena se ahogó y que la iba a llevar al hospital. Cuando la vi me dijo ´se me murió la bebé´. Me dijo que estaba ahí en la casa. Le dije que me lo traiga para llevarla al hospital y tardó", recordó la mujer.

Ferreira dijo que las mujeres vivían hace siete meses en el lugar y que el jueves de la semana pasada fue la última vez que vio a la madre de ambos bebés. "Siempre se escuchaba el llanto de las criaturas. Las dos peleaban mucho y hablaban muy fuerte", señaló.

La dueña de la casa donde vivían las mujeres pidió "que paguen por lo que hicieron". "A nadie hay que desearle la muerte pero no se merecen vivir", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico