Se operó las trompas de Falopio a los 24 años

La mujer contó que debió luchar durante seis años para encontrar a un médico que aceptara operarla: "No quiero tener hijos, deben respetarme" dijo.

Una actriz asexual de 24 años reveló que se esterilizó después de una lucha de seis años en la que le pidió a docenas de médicos que le hicieran la operación, pero todos la rechazaban porque pensaban que era "demasiado joven" para tomar una decisión tan "permanente" y le dijeron que haga "terapia".

Abby Ramsay, de Los Ángeles, California, dijo que a los 16 años se dio cuenta de que no quería tener hijos debido a la inmensa responsabilidad de criar a otro ser humano.

Entonces decidió que quería operarse para asegurarse de que no podía concebir después de haber luchado con las formas normales de anticoncepción.

Abby, que tuvo una educación muy religiosa, dijo que los métodos anticonceptivos la ponían "enferma" y que tenía un "miedo intenso a que hubiera objetos extraños dentro de ella", lo que descartaba los DIU.

También dijo que los preservativos no eran 100% efectivos, lo que la aterrorizaba a la hora de mantener relaciones sexuales, por lo que decidió que quería ser estéril.

Sin embargo, tardó seis años en encontrar un médico que estuviera dispuesto a realizar la operación en alguien tan joven, y muchos la rechazaron, negándose a realizar un "procedimiento innecesario" y recomendándole que hiciera "terapia" en su lugar.

A principios de este año, la modelo y actriz -que se identifica como asexual y homosexual- encontró por fin un médico dispuesto a operarle las trompas de Falopio, y el 4 de febrero se sometió oficialmente al bisturí.

Abby se sometió a una salpingectomía bilateral -lo que significa que los médicos le extirparon las trompas de Falopio- y a una ablación endometrial -en la que le quitaron una capa del revestimiento del útero-. Ambas operaciones fueron un éxito.

La extirpación de las trompas de Falopio impide que el óvulo llegue al esperma y sea fecundado. Los óvulos seguirán saliendo de los ovarios con normalidad, pero serán absorbidos de forma natural por el cuerpo de la mujer.

Hay diferentes formas de bloquear las trompas de Falopio, como aplicar "pinzas" de plástico o titanio, introducir la trompa a través de un anillo de silicona, que se cierra con una pinza, o atar, cortar y extraer un trozo de la trompa de Falopio. Abby optó por esta última opción.

A principios de año contó su experiencia en TikTok, y su historia se convirtió rápidamente en viral, con el vídeo original ganando más de tres millones de visitas desde que se publicó en febrero.

Después de seis años de intentos... ¡Por fin encontré un médico que me escuchó! Esto va para todos los que no lo hicieron", escribió en el vídeo, en el que aparecía sosteniendo con orgullo los formularios relativos a su operación.

"Estoy emocionada por tomar el control de mi propio cuerpo. No soy una creadora de bebés", contó. Allí celebró por fin que había sido esterilizada, pero su decisión generó polémica en las redes sociales y fue criticada por algunos usuarios.

Abby explicó en TikTok que solía sufrir menstruaciones "muy malas y muy dolorosas", y que también cree que tiene el síndrome de ovario poliquístico, un trastorno hormonal que provoca ovarios agrandados con pequeños quistes en los bordes exteriores.

También tiene antecedentes familiares de cáncer de ovario, ya que su abuela murió de esta enfermedad años antes.

En otro vídeo, la joven de 25 años se sinceró sobre su decisión de ser estéril y explicó que no quería ser madre porque no quiere ser 'responsable de la integración de otro ser humano en la sociedad con el objetivo de que sea una entidad separada de ella misma'.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico