Sebastian Vettel ganó en Malasia e instaló la polémica con Webber

El piloto campeón deso-bedeció órdenes desde el box que le indicaban que mantuviera la segunda posición. El podio lo completaron el mencionado Webber y el británico Lewis Hamilton.

El tricampeón mundial vigente, el alemán Sebastian Vettel, ganó ayer el Gran Premio de Malasia de Fórmula 1 e instaló una polémica con su compañero de equipo de Red Bull, el australiano Mark Webber, al desobedecer órdenes desde el box que le indicaban que mantuviera la segunda posición.
Con la victoria alcanzada en el trazado de Sepang, a 56 vueltas, el joven piloto consiguió su 27mo. triunfo en la máxima categoría automovilística y pasó a comandar el Mundial de conductores 2013, con 40 puntos.
Sin embargo, el foco de atención de la prueba estuvo en lo que pasó en la coronación, cuando los ocupantes de los tres primeros lugares se dirigían hacia el podio.
Allí, Vettel fue objeto de recriminaciones de parte de Webber, quien le cuestionó el “arriesgado sobrepaso” que le ejecutó en el giro 46, cuando desde el box de la escudería austríaca la orden había impartido clara: “Mantengan posiciones”, se dijo.
“Podría haber ganado, pero el equipo tomó una decisión y bajé el ritmo. Y al final Sebastian tomó sus propias decisiones. Sabemos que él es un piloto muy luchador”, lanzó Webber, molesto con el comportamiento del campeón del mundo 2010, 2011 y 2012.
El alemán reconoció su error en la rueda de prensa posterior a la competencia, pidió disculpas y prometió que no volverá a “actuar de esta manera”.
“Cometí un error muy grave. Tendría que haber mantenido mi posición. No quiero cambiar la verdad y me disculpo ante Mark”, expresó Vettel, compungido, según reprodujo Dpa.
“No debería haber ignorado la orden de equipo, me debería haber comportado mejor. Si hay algo que hablar lo haremos internamente. Tenemos suficiente tiempo para ello”, agregó el alemán, que se llamó a sí mismo “Oveja negra”.
“No estoy orgulloso de lo que he hecho. Si me encuentro otra vez en esta situación lo haré de forma diferente, pero ahora ya no lo puedo cambiar”, agregó.
Los dos pilotos de Red Bull protagonizaron una dura lucha después de la última parada en boxes. Vettel entró cuando iba segundo en la vuelta 43 a falta de 13 para la bandera de cuadros.
Esta parada obligó a Webber, líder de la prueba en ese momento, a cambiar las gomas en el siguiente giro.
El australiano salió del pit casi alineado con el alemán y pudo defender su posición durante dos vueltas.
“Mark es demasiado lento, sáquenlo de mi camino”, espetó vía radio Vettel, que finalmente saltó al liderazgo, con una arriesgada maniobra.
“Eso es una insensatez”, le recriminó el jefe del equipo, Christian Horner, que tendrá ahora que gestionar la tensión generada en la escudería ya en la segunda carrera del año.
El británico Lewis Hamilton, con Mercedes, ocupó la tercera colocación y se subió al podio, postergando a su compañero de equipo, el alemán Nico Rosberg.
Por su lado, el finlandés Kimi Raikkonen, que llegó como líder a Sepang, llego séptimo, mientras que el español Fernando Alonso abandonó en la vuelta 2, en su carrera número 200, después de perder el alerón delantero tras un toque con Vettel.
Sin embargo, el piloto de Ferrari no perdió el sentido del humor y comentó en Twitter la polémica en Red Bull: “Para una vez que no subo al podio, la que me estoy perdiendo!!! No les vuelvo a dejar solos... buenhumor”.
Vettel lidera las posiciones con 40 puntos tras los dos primeros grandes premios de la temporada, seguido por Raikkonen, con 31.
La próxima competencia, la tercera del calendario, se disputará el domingo 14 de abril en el trazado de Shanghai, China.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico