Secuestraron el auto de Pedro Barría en busca de pistas sobre su asesinato

Pedro Barría tenía 38 años y fue herido en el abdomen durante la tarde del sábado en el barrio La Floresta. Según la reconstrucción que logró efectuar la policía, había salido de su casa a bordo de su vehículo para dirigirse a la casa de sus padres, ubicada a unas cinco cuadras, en Granaderos y Las Orquídeas. En ese trayecto le pegaron un tiro en el estómago que le atravesó el torso y salió por el intercostal izquierdo. Su asesinato representa el cuarto homicidio registrado este año en Comodoro Rivadavia.

En busca de pistas sobre los autores del homicidio de Pedro Andrés Barría (38) continúa trabajando la Brigada de Investigaciones. Es que hasta ahora no existen testimonios de personas que hayan observado el ataque armado o escuchado disparos durante la tarde del sábado en el barrio La Floresta.

Barría residía en la calle 12 de Octubre 3.199, en la parte alta de ese barrio. Estaba separado desde hace varios años y tenía un hijo de 19 años que vive con su madre.

La víctima trabajó varios años en una pesquera y en la actualidad estaba desocupado. No tenía antecedentes penales y tampoco sus familiares recuerdan que haya tenido problemas con otras personas, según informaron a este diario fuentes vinculadas a la causa judicial.

Según lograron reconstruir los efectivos de la Brigada de Investigaciones, a cargo de los comisarios Andrés García y Pablo Lobos, el hombre salió de su domicilio alrededor de las 15:30 del sábado a bordo de su Chevrolet Corsa con dirección a la casa de sus padres, ubicada en Granaderos y Las Orquídeas. Se trata de un trayecto de unas cinco cuadras.

A las 16:20, es decir 40 minutos después de abandonar su vivienda, Barría fue baleado en circunstancias en que hasta el momento de desconocen. La bala le ingresó por la boca del estómago y salió por el intercostal izquierdo en forma ascendente, según los dos orificios que dejó el proyectil en el cuerpo.

Se presume que la víctima manejó herida hasta la casa de sus padres. Allí fue auxiliado por su madre y un vecino que lo cargó en su auto particular y lo trasladó de urgencia hasta la guardia del Hospital Regional. Su vehículo quedó estacionado en ese lugar y recién ayer fue secuestrado por la policía.

PRIMERAS ACTUACIONES

Personal policial de la Seccional Cuarta llegó hasta el lugar y entrevistó a vecinos, pero ninguno afirmó haber escuchado disparos por esa zona. El auto estaba estacionado en la vereda y a simple vista no se observaba ningún tipo de vaina de proyectil.

Durante la tarde-noche del sábado, Barría fue intervenido quirúrgicamente y los médicos que le quitaron la ropa ensangrentada se la dieron a los familiares cuando tendría que haber quedado en resguardo de la policía como medida de prueba, señalaron las fuentes consultadas. Por esa razón, los efectivos de la Brigada de Investigaciones tuvieron que recurrir al domicilio de Granaderos para incautarlas.

Debido a las graves heridas que le afectaron distintos órganos vitales, Barría falleció a las 2:15 de ayer, precisaron fuentes oficiales. Incluso desde la policía se señaló que los médicos entregaron el certificado de defunción a los familiares antes de efectuarse la autopsia forense. A raíz de ello la fiscal del caso, Cecilia Codina, tuvo que exigir a la policía el resguardo del cuerpo para ser examinado por la Justicia.

INSPECCION Y SECUESTRO

Muchas de las diligencias se cumplieron con retraso, como el secuestro del auto de Barría, como ya se señaló. Antes de solicitar la requisa y secuestro del vehículo, el mismo fue llevado desde la casa de los padres de la víctima hacia su casa en la parte alta de La Floresta. Algún familiar o allegado condujo el coche y lo guardó en un garaje.

No obstante, los investigadores secuestraron el automotor en busca de pericias, entre ellas determinar si Barría fue baleado en el interior del vehículo y si existía alguna vaina de bala en el habitáculo como elemento de prueba.

Además, la fiscal requirió ayer una inspección de personal de la Policía Científica en el lugar donde cayó herida la víctima. Esta prueba se podría haber realizado el sábado, pero en las primeras intervenciones no fue solicitada.

Mientras tanto, los investigadores tratan de encontrar algún testimonio para conocer en qué lugar exacto fue baleado el hombre, y sobre todo determinar quién o quiénes lo atacaron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico