Secuestró y asesinó a sus dos hijas

El padre dos niñas de uno y seis años, se llevó a sus hijas como lo establecía la ley, pero al momento de regresarlas con su madre la llamó y le dijo que no las iba a ver nunca más. El cuerpo de una de las nenas fue encontrado a 1.000 metros de profundidad en el mar.

Las hermanitas de Tenerife, Olivia (6) y Anna (1), desaparecieron el 27 de abril, cuando su padre Tomás Gimeno (37) no las devolvió a su expareja Beatriz Zimmerman como lo habían arreglado. Gimeno llamó Zimmerman y le aseguró que no volvería ver a las niñas y a él tampoco. Ante esta situación la mujer realizó una denuncia por desaparición, además el hombre había enviado mensajes de despedida a familiares y amigos cercanos.

El caso estremece a toda España y la localidad de Tenerife. Con la investigación en marcha, el hombre de 37 años habría drogado a sus hijas antes de arrojarlas al mar. Este sábado nuevos detalles se conocieron del caso que está en manos del Juzgado de Primer Instancia e Instrucción número 3 de Güímar.

El informe judicial, según indicaron medios locales, reconstruyó el paso a paso de la desaparición y asesinato de las niñas. Aquel 27 de abril, Gimeno dejó a Anna en la casa de sus abuelos paternos y llevó a Olivia a su clase de tenis.

Luego de ello, las volvió a buscar y se las llevó a su casa en la localidad de Igueste de Candelaria, donde presuntamente las habría asesinado, las envolvió en una toalla y las metió en bolsas de basura que luego subió a su auto. El hombre se dirigió al Puerto Deportivo Marina Tenerife y cargó las bolsas a un barco, los investigadores señalaron que allí se encontraban los cuerpos sin vida de Anna y Olivia.

Gimeno partió alrededor de las 21:40 del puerto. Unos minutos más tarde Beatriz llamó a su ex esposo y allí le aseguró que nunca más iba a ver a sus hijas y afirmó que se iba con las niñas para empezar una nueva vida.

Alrededor de las 22:30 horas, lejos de la costa, la investigación señaló que el hombre tiró las bolsas atadas entre sí con una cadena y terminaron en el fondo del mar junto a un ancla. Tras cometer el horroroso crimen. el hombre volvió al puerto para comprar algunos elementos en una estación de servicio cercana y subió a su barco por última vez. Al día siguiente la embarcación fue encontrada.

El barco estaba a la deriva de Puertito de Güímar y estaba vacío. Mientras era llevado hasta el puerto de Santa Cruz, fue encontrada una silla de coche infantil flotando en el mar.

El cuerpo de Olivia de seis años fue encontrado a 1.000 metros de profundidad y a tres millas de la costa canaria en España. La autopsia de la menor arrojó que murió por un edema agudo de pulmón.

En las últimas horas se conoció que el buque Ángeles Alvariño que participa en la búsqueda de Anna y Gimeno se encuentra dañado, por lo cual la búsqueda fue suspendida temporalmente. La Guardia española señaló que es "poco probable" continuar con la búsqueda, señalaron medios locales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico