Seguirá preso el supuesto líder de la banda del IPV

Así se resolvió luego de la audiencia de revisión de la prisión preventiva por asociación ilícita en la causa denominada "IPV II".

Este viernes se llevó adelante la audiencia de revisión de la prisión preventiva que cumple el coimputado en la causa Maximiliano González, señalado como el presunto cabecilla de la banda que cobraba a particulares para hacerles un lugar entre futuros adjudicatarios de planes de vivienda, lo cual habría conseguido hasta que fue descubierta su acción, suspendido de su cargo clave y denunciado ante la Justicia penal.

El fiscal Héctor Iturrioz solicitó hoy que se mantenga la medida de coerción por el término de dos meses, en tanto que su defensor particular, Guillermo Iglesias, pidió arresto domiciliario. Finalmente el juez Miguel Caviglia resolvió mantener la prisión preventiva del imputado por el término de 30 días.

LA HISTORIA

“En fecha aún no determinada, pero que data al menos del mes de mayo de 2019, un grupo de personas, comandadas por un funcionario de la Delegación Zona Sur del Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano (IPV) con sede en esta ciudad de Comodoro Rivadavia, identificado como Maximiliano González, e integrado por aquel entonces por tres personas ya identificadas, obrando de común acuerdo, decidieron asociarse con la única intención de cometer ilícitos”, sostiene la acusación fiscal.

Añadió que los delitos indeterminados en su cuantía y en cuanto a las conductas ilícitas a desplegar, giraban en derredor de la recaudación de dinero mediante la realización de transacciones comerciales ilegales respecto de viviendas sociales construidas o a construirse por el Instituto del que González era agente.

Entre los ilícitos ideados por el clan criminal, se incluían la comercialización/venta de viviendas de propiedad del IPV ya adjudicadas o dadas en tenencia precaria a sus ocupantes, y cuya comercialización estaba prohibida por la ley FONAVI; la venta de legajos personales a los que nominaban comercialmente “Carpetas Adjudicadas”, cuya adquisición por una suma dineraria, que fue variando con el transcurso del tiempo, suponía –según argüían los integrantes del clan- la “adjudicación directa” de una finca de este tipo, sorteando la obligación de cumplir el procedimiento establecido por el ente rector; la sustracción de elementos (sello oval) y documentación perteneciente al IPV, a fin de utilizarlos posteriormente a fin de dotar de apariencia de legalidad a los instrumentos confeccionados por los integrantes de la banda y que entregaban a los ocasionales adquirentes de sus gestiones; la falsificación de resoluciones de adjudicación, utilizando para ello no solo los conocimientos sobre el procedimiento administrativo adquiridos por González a lo largo de su labor en el IPV sino también los medios informáticos (hardware y software) de propiedad del ente autárquico.

CADA VEZ MAS AUDACES

El éxito económico obtenido por los integrantes del ente delictual durante sus primeros meses de vigencia, motivó que su jefe, González, decidiera cambios en el reparto de tareas, por cuanto se incorporaron nuevos miembros al colectivo preexistente, a fin de optimizar la operatoria venal al tiempo que le permitía permanecer al margen del contacto personal con los nuevos miembros y con los adquirentes de sus servicios.

En dicho contexto, a fines de 2019 se incorporó a la empresa criminal Griselda Fanny Jonás. Repartidos los nuevos roles, Jonás comenzó con su labor de ofrecer a distintas personas “Carpetas Adjudicadas” del IPV, correspondientes todas ellas a distintos planes de viviendas –sociales- que el organismo construyó y construye en la zona norte de esta ciudad, más precisamente en el barrio Kilómetro 12.

Como se dijo, dichas carpetas implicaban que el adquirente de los favores del clan, mediante el pago del canon exigido por el colectivo, que fue oscilando en el tiempo entre la suma de 150.000 pesos hasta 300.000, se garantizaba una suerte de “Adjudicación Directa”, la que implicaba sortear todos los procedimientos legalmente impuestos por el IPV.

Para garantizar el éxito del emprendimiento inmobiliario ilegal, Jonás fue sumando integrantes a la sociedad venal, los que se encargarían de conseguir interesados, explicarles los “beneficios” de acceder a conformar la transacción, y finalmente ponerlos en contacto directo con Jonás quien concluía la operación.

Recibida la documentación –y el dinero- por parte del funcionario público dependientes del IPV, éste se encargaban de confeccionar las resoluciones –apócrifas- donde se concretaban las adjudicaciones en favor de quienes habían abonado la gestión.

La sociedad delictual mantuvo su giro comercial irregular, al menos hasta el 10 de septiembre de este año, fecha en que merced a las medidas intrusivas dispuesta en estos rótulos fue desbaratada, y se ha podido establecer que mientras los planes de la banda estuvieron vigentes, se concretaron al menos 200 operaciones ilegales, todas ellas con el mismo modus operandi.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico