Seis cataratas del mundo que vale la pena conocer

Iguazú en Argentina, Krushuna en Bulgaria y Salto Grande en Torres del Paine, Chile son algunas de las opciones más increíbles para descubrir.

Desde tranquilas cascadas de agua de deshielo hasta el épico estruendo de imponentes ríos que caen cientos de metros y se estrellan contra las rocas, las cataratas de todo tipo y tamaño capturan la imaginación de los viajeros, gracias a su movimiento continuo y exhibición de fuerza natural. Teniendo en cuenta al 89% de los viajeros argentinos que dicen que un paisaje increíble es muy importante a la hora de elegir el destino de su próximo viaje, Booking.com -empresa de viajes que conecta a los turistas con la oferta más amplia de alojamientos, una gran variedad de experiencias únicas y opciones para moverse fácilmente- investigó entre sus más de 29 millones de opciones de unidades de alojamiento en más de 153 mil destinos en todo el mundo para presentar lugares que acercan a los viajeros a algunas de las cataratas más especiales e impresionantes que la naturaleza pueda presentar.

Desde Argentina hasta Bulgaria estos puntos turísticos naturales e increíbles valen la pena ser conocidos.

CATARAS DEL IGUAZU, ARGENTINA

Elegidas como una de las siete maravillas del mundo están conformadas por un conjunto de cataratas sobre el río Iguazú, en el límite entre la provincia de Misiones y el estado brasileño de Paraná. Están totalmente insertadas en áreas protegidas; el sector de Argentina se encuentra dentro del parque nacional Iguazú, mientras que el de Brasil se encuentra en el parque nacional do Iguaçu. Están formadas por 275 saltos, el 80 % de ellos se ubican del lado argentino.

Un espectáculo aparte es su salto de mayor caudal y, con 80 m, también el más alto: la Garganta del Diablo, el cual se puede disfrutar en toda su majestuosidad desde solo 50 m, recorriendo las pasarelas que parten desde Puerto Canoas, al que se llega utilizando el servicio de trenes ecológicos. Las cataratas son acompañadas por la selva misionera en un paisaje que atrae a turistas de todo el mundo.

CASCADAS DE KRUSHUNA, BULGARIA

En el medio del bosque, apenas a dos horas y media en auto desde Sofía, se encuentran las tranquilas cascadas y piletas de color turquesa de Krushuna, lo que las convierte en una excelente excursión por el día desde la capital búlgara. Solamente accesibles en auto y con una caminata de 20 minutos a través del parque nacional desde el pueblo que lleva el mismo nombre, esta hermosa serie de cascadas atrae a turistas tanto de los alrededores como de otros países gracias a sus tentadoras piletas minerales. Su temperatura de 58°C es ideal para un chapuzón revitalizante.

CASCADAS DE OUZOUD, MARRUECOS

A solo 2 horas y media en auto desde Marrakech, y extendiéndose a lo largo y ancho de un paisaje variado e increíble, las cascadas de Ouzoud son las más altas de África del Norte. Desde el momento en que se llega a este hermoso lugar, va a fascinar esta increíble cascada escalonada de agua que cae sobre las rocas ocres y los alrededores repletos de vegetación, que son el hogar de muchos monos (los macacos de Berbería). Para un poco de aventura, una lancha que pasa por debajo de la boca de la cascada permite disfrutar de los espectaculares arcoíris creados por la espuma. También se puede nadar en las piletas naturales en la base de las cascadas o subir cuesta arriba por el camino que lleva del fondo a la cima (o viceversa). No importa el nivel de aventura, hay muchas formas de sumergirse (literalmente) en la experiencia.

CATARATAS MULTNOMAH, ESTADOS UNIDOS

Las cataratas de Multnomah, en Oregon, son fácilmente accesibles en auto y como están muy cerca de Portland (a media hora en auto), son un destino muy popular durante todo el año. Después de una caminata moderada (3,5 km) a una elevación promedio de 213 metros, vas a poder sacar la foto ideal del puente Benson, con las cataratas de fondo. Y si se desea una vista todavía más impresionante, se puede seguir hasta el mirador, que está a unos 20 minutos más a pie. Multnomah Falls Lodge, construido en 1925 es también un imperdible. Además del delicioso pescado local que está en el menú, se puede disfrutar de muy buenos vinos blancos de los estados de Oregón y Washington, además de las cervezas artesanales de la región, todo desde un lugar privilegiado al pie de las cataratas.

CATARATAS DEL RIN, SUIZA

Durante el verano, en las cataratas del Rin caen unos 600 mil litros de agua por segundo en el pueblo suizo de Neuhausen am Rhienfall. Hay muchos puntos desde los cuales observar la potencia de las cataratas más grandes de Europa continental, ya que son accesibles tanto desde la ribera norte como desde la ribera sur. El mirador más popular se llama “Känzeli” y está ubicado en la orilla sur, a la que se puede acceder a través del castillo Laufen.

SALTO GRANDE, TORRES DEL PAINE, CHILE

Las impresionantes cascadas de Salto Grande, en el paraíso patagónico de Torres del Paine, pueden visitarse manejando hasta el sector Pudeto del parque nacional. Después de una caminata emocionante pero accesible de unos 2 km desde la carretera principal, se llega a estas imponentes cataratas producto del deshielo de los glaciares. Con una riqueza de puntos de interés naturales para visitar, como el glaciar Grey, el lago Pehoé y el lago Sarmiento, el lago Nordenskjöld (bautizado así por el sueco que lo descubrió), es un lugar imperdible. Estas cascadas se formaron a partir de un glaciar en deshielo y son conocidas por su increíble color turquesa y la espectacular vista de las montañas circundantes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico