Seis meses de preventiva para el que mató al hermano

El hecho ocurrió el último sábado luego de una discusión en la vereda de la casa donde residía la víctima. Ni su pareja pudo disuadir al imputado.

El fraticidio se produjo aproximadamente a las 8 de la mañana en un sector del barrio Tiro Federal de Trelew, donde una persona acabó con la vida de su hermano.

De la audiencia participaron el Juez Sergio Piñeda mediante video conferencia, el Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal general Arnaldo Maza y la defensa ejercida por Lisandro Benítez.

Según el relato del fiscal Arnaldo Maza, Sergio Sebastián Currumil se presentó en la casa perteneciente a su padre y en donde en el mismo terreno vive su hermano Gabriel Maximiliano, alias “el Mono”.

En la vereda se genera una discusión entre ambos hermanos, donde Sergio lo amenaza diciéndole que lo iba a matar, tras lo cual se aleja para regresar 15 minutos después con su pareja que intentaba convencerlo para que cesara en su actitud agresiva, pero provisto de un arma de fuego y con clara intención de darle muerte, dispara a su hermano en varias oportunidades.

La víctima intenta resguardarse detrás de un vehículo, siendo perseguido por el agresor, quien aparenta en un momento retirarse pero repentinamente regresa y efectúa un último disparo que ingresa por la espalda en zona lumbar provocando con esa herida la muerte a los pocos minutos.

El hecho califica como homicidio simple previsto en el artículo 79 del Código Penal y se pudo determinar en la autopsia el ingreso del proyectil de arma de fuego en apariencia calibre 32. La situación era observada por vecinos que se encontraban en el lugar y el mismo Sergio Currumil se presentó en la seccional segunda diciendo que se había mandado una macana y matado a su hermano.

El fiscal solicitó en la audiencia de este lunes la prisión preventiva hasta tanto culmine la investigación y se pueda formular una acusación, al tener en cuenta la gravedad del hecho y las consecuencias del mismo, y argumenta acerca del peligro de fuga y entorpecimiento.

El defensor Lisandro Benítez indicó que todo se enmarca en una cuestión de una pelea familiar y da cuenta de la existencia de certificados médicos que verifican lesiones en su cliente. También habló del hallazgo de un cuchillo cerca de la víctima que fue secuestrado. Se opuso a la prisión pedida por la fiscalía ofreciendo la posibilidad de un arresto domiciliario.

En su resolución, el juez Sergio Piñeda dispuso la apertura de investigación de acuerdo a la calificación fiscal provisoria y de acuerdo a los plazos legales establecidos. En cuanto a la medida de coerción, refirió a que se dan los parámetros sobre probabilidad de autoría con la presentación y lo declarado en la comisaría, a lo que se suma la existencia de testigos, pero también entendió que se da la existencia de los riesgos de fuga y entorpecimiento, al coincidir con el Ministerio Público Fiscal sobre las características graves y la pena de 8 años que se espera que sería de cumplimiento efectivo.

En consecuencia dictó la prisión preventiva para Sergio Currumil por el término de seis meses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico