Sergio Hernández: “nunca es un sacrificio estar en la Selección”

Será su segundo ciclo al frente de un combinado “albiceleste”, al que dirigió en el pleno apogeo de la Generación Dorada. “Hay que subir a algunos jugadores que no tuvieron tanta participación en otros ciclos”, analizó el “Oveja”, que también advirtió su intención de que su trabajo “no finalice en Río 2016”. Asimismo, adelantó que quiere que sigan como asistentes técnicos el comodorense Nicolás Casalánguida y Gonzalo García, DT de Gimnasia Indalo.

Sergio Hernández, quien fue presentado ayer como flamante entrenador del seleccionado argentino de básquetbol masculino por los próximos 20 meses, remarcó que “nunca es un sacrificio” ponerse al frente del equipo nacional.

“Nunca es un sacrificio estar en la Selección. Sentí que este era un momento para poner el hombro”, sostuvo el bahiense, de 51 años, que tendrá de esta manera su segundo capítulo como DT de los combinados nacionales albicelestes.

“Tengo la misma sensación de felicidad que en 2005, pero creo que ahora tengo la certeza de saber dónde me meto”, ironizó el entrenador, en conferencia de prensa, flanqueado por otros dos bahienses: Federico Susbielles, interventor de la Confederación Argentina (CABB), y Juan Alberto Espil, director deportivo.

Hernández se desempeñó como técnico del seleccionado argentino entre 2005 y 2010. Al cabo de su ciclo, la Argentina jugó 71 partidos oficiales, con 53 victorias y 18 derrotas.

Bajo la conducción del “Oveja”, el representativo albiceleste logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Beijing 2008, el título en el Sudamericano Puerto Montt 2008, un cuarto puesto en el Mundial Japón 2006 y un quinto en la Copa del Mundo Turquía 2010.

De cara a lo que vendrá, el bahiense, que tiene previsto dirigir a Atenienses de Manatí, en la Liga de Básquetbol Profesional de Puerto Rico, a partir de marzo, consideró que “este desafío es diferente al anterior” y manifestó no estar convencido de que la Generación Dorada “está en un proceso de recambio”.

“Hay que subir a algunos jugadores que no tuvieron tanta participación en otros ciclos”, analizó Hernández, que también advirtió su intención de que su trabajo “no finalice en Río 2016”, en relación a los Juegos Olímpicos que se llevarán a cabo en territorio brasileño durante el año entrante.

“Esto tiene que servir para un crecimiento del básquetbol argentino”, se envalentonó el ex técnico de Estudiantes de Olavarría, Boca Juniors y Peñarol de Mar del Plata, aclarando que la intención del grupo “será siempre clasificar lo mejor posible en cualquier torneo del que se participe”.

La primera competencia oficial que asumirá el bahiense en este nuevo ciclo se dará en los Panamericanos Toronto 2015 (julio), y más tarde estará el certamen “top” del año, el Preolímpico de Monterrey, que otorgará dos pasajes directos para la próxima cita olímpica.

“Hay que tratar de jugar la final y si es posible clasificar directo a Río. Si no, en el repechaje”, expresó Hernández, que también adelantó su intención de que el comodorense Nicolás Casalánguida (Regatas Corrientes) y Gonzalo García (Gimnasia Indalo de Comodoro Rivadavia) continúen como asistentes técnicos, tal como se desempeñaron en el anterior ciclo que conducía Julio Lamas.

Pero el bahiense anunció que también sugirió el nombre de Silvio Santander para que se integre como colaborador: “Podría haber entrado en mi lugar”, elogió el “Oveja” respecto del actual DT de Quimsa de Santiago del Estero, el conjunto sensación de la LNB.

Hernández aclaró que nunca se consideró “afuera” de los procesos de los seleccionados argentinos y puntualizó “haber estado sin estar, porque ese es mi ADN, aunque sea como hincha”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico