Serrat cantó para los niños internados en el Hospital Garrahan

El cantautor español Joan Manuel Serrat cantó ayer para los niños internados en el Hospital Garrahan, en el barrio porteño de Parque Patricios, ante un auditorio compuesto por los pequeños y numerosas madres y personal del centro asistencial.

Buenos Aires (Télam)
Los “locos bajitos” del Garrahan escucharon cuatro temas del artista dentro del Aula Magna, cuyas butacas estuvieron colmadas desde el mediodía. Allí, Serrat dijo que «difícilmente, la medicina pública en el mundo esté considerada como un derecho del ser humano» y calificó de dudoso el comportamiento de la industria farmacéutica.
“Los laboratorios tienen mucho que aportar y tienen un espacio muy grande que cubrir para satisfacer mínimamente los déficit sociales», añadió.
“Es fantástico para mí poder destacar con mi presencia aquí a toda la gente que día tras día empuja la Fundación Garrahan; poder acompañar a los enfermos y a sus familias que soportan este difícil y largo trayecto que están atravesando», dijo Serrat.
Para este recital eligió las canciones «Aquellas pequeñas cosas», «Mediterráneo», «Esos Locos bajitos» y «Para la Libertad», que interpretó ante un auditorio sensibilizado por su presencia.
«Nunca lo había visto antes en persona, estoy muy emocionada», dijo Josefina, que llegó desde Corrientes con su hijo de siete años hace un año para un tratamiento oncológico y actualmente vive en el hospedaje llamado la Casita Garrahan.
Serrat dijo a la prensa, tras el recital, que «vamos a hablar de los chicos y de su familias y de la dificultad de atravesar una situación de enfermedad, de la tremenda soledad y de la incomprensión en que se encuentran en muchos casos, al no poder hacer frente a esta situación».
Sobre las mujeres, señaló que «atienden más al mundo real» porque «seguramente, la dificultad de ser mujer les ha generado un contacto con la realidad que muchas veces el varón no tiene». «Difícilmente, la medicina pública en el mundo esté considerada como un derecho del ser humano, conozco muy pocos lugares en el mundo en los que esto ocurre», dijo Serrat.
El artista afirmó por último que «la enfermedad es una situación de indefensión, en la que el ser humano necesita un plus de atención y de ternura, un plus de todo; y que el enfermo, al dejar de ser un individuo rentable, en vez de ese plus, muchas veces lo que sufre es un déficit».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico