Severa advertencia por la inflación y las retenciones

Un informe de la Organización Mundial de Comercio (OMC) advirtió ayer acerca del sobrecalentamiento de la economía argentina y el elevado nivel de inflación, y criticó las distorsiones en el mercado. Para el organismo internacional, la "heterodoxa mezcla de medidas" no garantizan que el país esté a salvo de una nueva crisis.

Buenos Aires (C)
Así lo sostuvieron los expertos de la OMC en un informe difundido ayer en Ginebra al realizar el examen periódico de la política comercial de la Argentina.
Los hombres del organismo que preside el comercio internacional precisaron la necesidad de que el país garantice una transición suave hacia el crecimiento económico, para lo que debería aplicar medidas que eviten el sobrecalentamiento y las distorsiones del mercado.
Los especialistas aseguraron entonces que la «heterodoxa mezcla de medidas» adoptadas no garantizan que el país esté a salvo de otro ciclo fuerte de crecimiento y de estallido posterior.
De esta manera, se refirieron a la inflación, de la que estimaron que «su control sigue constituyendo la principal preocupación del Gobierno en el área macroeconómica», por su posibilidad de contribuir a un sobrecalentamiento de la economía.
La OMC recomendó al Gobierno atraer inversiones para evitar las «incipientes» limitaciones de la oferta. Para ello, estimó que es necesario ofrecer confianza a los potenciales inversores extranjeros.
La OMC celebró, además, la progresiva salida del Estado de los diferentes sectores económicos. Sin embargo, el organismo multilateral observó que en determinados sectores la competencia aún no está demasiado desarrollada. Entre ellos, citó el rubro de la telefonía fija.
Los expertos señalaron que uno de los principales motivos es que, aunque el país cuenta con una legislación al respecto, «su capacidad institucional para aplicarla es limitada».
Por ese motivo, la OMC consideró «acuciante» que la Argentina refuerce la normativa en materia de competencia y la capacidad pública para aplicarla, ya que «aumentaría la confianza pública en la capacidad del mercado para determinar precios y asignar recursos», al tiempo que atraería la inversión extranjera.
El informe de la OMC indica también que entre los factores que distorsionan el comercio, están las retenciones a las exportaciones, ya que limitan la salida del país de productos nacionales e impide la entrada de otros del extranjero.
Recuerda que el objetivo original de esa medida, que tenía carácter temporal, era atenuar el efecto de la devaluación del peso sobre los precios internos, que en ocasiones quedaron incluso más baratos que los de los mercados internacionales, así como aumentar los ingresos fiscales.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico