Siete testigos declararon en el primer día del juicio por el crimen de Claudio Boz

A lo largo de toda la mañana se llevó a cabo en sede de los tribunales penales ordinarios la audiencia de debate en relación al hecho acontecido a mediados del mes de septiembre de 2016 que tiene como víctima a Claudio Boz y como único imputado a Emilio Taher Abboud.

El tribunal de debate fue integrado por las juezas Gladys Olavarría, Mónica García y presidido por Daniela Arcuri; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Cecilia Codina, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado la ejerció Rogelio Díaz, abogado particular del mismo. Asimismo se encontraban presentes en la sala familiares de la víctima acompañados por una profesional del SAVD.

La fiscal en su alegato inicial afirmó que va a probar a lo largo del debate que entre las 17 hs. del 15 de septiembre de 2016, y las 4:15 hs. del 16 de septiembre del mismo año, el imputado Emilio Taher Abboud propinó varios golpes con un objeto contundente en la cabeza de la víctima, Claudio Boz, provocándole su muerte. Luego ató las piernas y las manos con un cable y envolvió su cabeza con una bolsa. Trasladando finalmente su cuerpo hasta la zona de conocida como “El enganche II”, cercano a Rocas Coloradas, donde lo prendió fuego con el objeto de desaparecer pruebas y lograr su impunidad. Calificando el mismo como “homicidio simple”, en calidad de “autor” para Abboud.

En contraposición el defensor sostuvo la inocencia de Abboud y que “la fiscal no va a poder acreditar su hipótesis. Es inexplicable que esta causa haya sido elevada a juicio, con una acusación sin elementos probatorios que la respalden”. Postulando su “absolución”.

El imputado accedió voluntariamente a prestar declaración negando su participación en el hecho, “¿cómo voy a ser terrible asesino si yo le di vivienda?”, en relación a la víctima Claudio Boz. “Busquen realmente al culpable”, expresó.

El primer testigo fue un pescador deportivo que el mediodía del 17 de septiembre de 2016 llegó con intenciones de pescar hasta la zona conocida como “El enganche II”, aproximadamente entre 10 y 12 km. al Norte de Caleta Córdova. Allí se bajó y se encontró con el cadáver quemado. Como no tenía señal de celular decidió volver para informar a las autoridades. Se cruzó con la camioneta de Infantería y ellos dieron aviso a la Comisaría de km. 8, recordó. Finalmente los acompañó y les indicó el lugar donde había encontrado el cuerpo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico