Sietecase: "la verdad dejó de ser importante en la Argentina hace tiempo"

Con este libro, el periodista rosarino vuelve su mirada a la historia argentina más reciente y en clave de thriller logra una trama cargada de tensión en la que subyacen la hechicería, la religión y el oscuro mundo de las favelas de Río de Janeiro.

En la novela "No pidas nada" Reynaldo Sietecase construye la historia de un periodista desencantado que recobra la pasión por su trabajo al investigar el suicidio de militares argentinos involucrados en la represión y la fuga de otros a Brasil, donde aflora una hermandad que propicia el silencio sobre los crímenes del pasado.
Con este libro, el periodista rosarino vuelve su mirada a la historia argentina más reciente y en clave de thriller logra una trama cargada de tensión en la que subyacen la hechicería, la religión y el oscuro mundo de las favelas de Río de Janeiro, hasta donde llegará el Tano Gentili, "un periodista en descenso existencial, un derrotado", en palabras del autor durante un diálogo con Télam.
- Télam: Decís que la historia surgió a partir de un dato de Eugenia Zicavo sobre militares suicidas, acusados de delitos de lesa humanidad, pero ¿por qué te interesó escribir una novela sobre este tema?
- Reynaldo Sietecase: Cuando pensé en escribir una novela -la tercera desde 2002- me quedó esa idea de los militares que se suicidan: la idea de por qué se matan los que mataron me parece inquietante, sumada a la cantidad de prófugos que hay por delitos de lesa humanidad, que son como 150. Entonces trabajé la idea de las fugas y los suicidios, que es otra manera de fugarse.

- T: El destino de los militares acusados de delitos de lesa humanidad ha sido difundido a lo largo de estos años en los medios, pero los suicidios y fugas de los militares no cobraron tanta notoriedad.
- R.S.: Creo que a veces la literatura ilumina zonas de la realidad. Me acuerdo de una conferencia que dio Borges en el Colegio de Psicólogos de Buenos Aires donde dijo que no necesariamente la ficción o la imaginación son contradictorias con la realidad. Mi único objetivo era contar una novela, pero como tiene anclaje en el género negro el verosímil es clave.

- T: ¿A diferencia del periodismo, la ficción te permite decir cosas que en la profesión no es posible?
- R.S.: Me permite jugar, contar una historia. Cuando hago periodismo trabajo sobre la realidad y a lo sumo aporto mi mirada subjetiva sobre esos hechos, pero en el caso de una ficción todo es juego, es invención. En el caso de esta novela, que es muy dura, me había propuesto mostrar algo surreal sin que pierda el verosímil. Creo que el gran desafío literario ha sido ese, y lo otro que me propuse fue hacer algo bien latinoamericano, bien de ruptura, que sería difícil encontrar en un policial europeo.

- T: En la novela el periodista, a partir de la investigación, realiza un trabajo similar al de la justicia. En ese sentido, ¿cómo concebís el periodismo?
- R.S.: El personaje de la novela lo que tiene de mí es mi mirada sobre el periodismo y la política, pero yo no actuaría como actúa él. Estoy desencantado como él en cuanto a cómo se trabaja en periodismo. Leés los diarios y te ponés a llorar. Yo digo que la verdad dejó de ser importante en la Argentina hace tiempo. Creo que mas allá de la crisis que hay con el papel, la crisis de credibilidad de los medios es muy fuerte y hace que la gente busque otras alternativas para informarse. En ese aspecto me puso contento la novela porque me permitió contar una historia y ubicar una mirada del periodismo en el personaje, romper esta lógica del bien y del mal que nos quieren imponer todo el tiempo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico