Siguen las denuncias contra una empresa de tiempos compartidos

En la Oficina de Defensa al Consumidor admitieron que la mayor cantidad de denuncias hasta el momento tienen que ver con un grupo que vende tiempos compartidos. Desde el ente oficial dieron algunos consejos para no formar parte de la red de damnificados que hasta el momento generaron 57 denuncias oficiales.

En la Oficina de Defensa del Consumidor de Comodoro Rivadavia volvieron a pedir a la comunidad que esté atenta con el accionar de una empresa que ofrece tiempos compartidos en Neuquén.
Desde fines del año pasado en el organismo se viene alertando sobre el accionar de esta firma que tiene modalidad de colocar promotores en la calle para que participen de un supuesto juego en el que, en todos los casos, resultan ganadores de un premio que tienen que ir a buscar a las oficinas de la calle España.
Allí empieza otra etapa que concluye con la entrega de la tarjeta de crédito para acceder a un supuesto paquete turístico que se cancela de 12 a 18 cuotas.
A partir del artículo que el sábado publicó Diario Patagónico ayer se conocieron varias denuncias más de damnificados.
«El problema es que la gente va a hasta la oficina de esa empresa; suscribe un contrato donde le hacen firmar pagarés en blanco como garantía de la deuda que están contrayendo», comentó ayer Pablo Luque, asesor legal de la Oficina de Defensa del Consumidor.
Lo cierto es que en lo que va del año se han realizado 270 presentaciones por transgresiones a los derechos al consumidor.
De ese total 58 denuncias fueron realizadas contra el grupo Pirén que de esta forma se convierte en la empresa más denunciada a nivel local.
En segundo orden le siguen las quejas contra la empresa de telefonía celular. «En este caso solamente tenemos intervención en problemas de aparatos. Todo lo referido a mal servicio o facturación, no tenemos competencia e interviene el ente regulador que es la Comisión Naciomal de Comunicaciones», apuntó el asesor letrado.

COMO CANCELAR EL CONTRATO
De acuerdo a lo que relataron los afectados, una vez que llegan a la oficina de la empresa no sólo firman papeles en blanco sino que además cuando pretenden hacer uso del servicio se los conmina a viajar únicamente en determinados meses del año.
De todas maneras Luque dejó en claro que «es bastante usual que se solicite la firma de un pagaré en blanco. El tema es que hay que tratar de no suscribirlo. La gente tiene que saber que un pagaré en blanco puede ser ejecutado por cualquiera sin justificar una causa. Este es un mecanismo legal».
En la práctica los damnificados contarían con hasta cinco días para rechazar el contrato que firman.
Sin embargo allí comienza las viscisitudes para cancelar el acuerdo.
«Lo que se hace desde acá es exigir la rescisión del contrato y la devolución de lo aportado. Para eso enviamos la notificación a la empresa por carta documento dentro de los cinco días hábiles.
Antiguamente la empresa no accedía pero ahora sí porque así lo establece el contrato y nosotros se lo exigimos bajo apercibimiento de un sumario y una multa de la empresa», expuso Luque.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico