Solicita un tratamiento para su hija que padece un transtorno neuronal progresivo

La hija de Cristian Sosa padece una enfermedad de trastorno neuronal progresivo que le produce graves convulsiones. La patología no tiene cura ni tratamiento por lo que sus padres decidieron buscar una alternativa en una de las Clínicas Argentinas del Cannabis.

En agosto, los doctores fueron detenidos por “comercialización de marihuana” dejando a la pequeña sin el tratamiento que le había aliviado los ataques. En consecuencia, pide una reglamentación.
El trastorno neuronal del tipo lipofuscinosis ceroidea es una patología que tiene una prevalencia aproximada de un caso cada 100 mil personas en el mundo. Es un grupo de raro trastorno de células nerviosas, que es hereditaria y produce graves síntomas como convulsiones severas.
La hija de Cristian Sosa es una de las personas que sufre las consecuencias de una enfermedad que no tiene cura ni tratamiento por lo que debe estar sometida a cuidados paliativos en su casa como también los constantes controles de médicos, kinesiólogos y fitomotricitas.
Cansados no poder encontrar un alivio para su hija, Cristian decidió buscar una alternativa mediante un tratamiento con aceite de cannabis, que le permitió encontrar una mejora hasta que el centro asistencial fue cerrado tras la detención de los médicos acusados por narcotráfico.
La niña había comenzado un tratamiento en una de las Clínicas Argentinas del Cannabis del doctor Carlos Laje, que fueron clausuradas en agosto tras un operativo de la Fuerza Provincial Antinarcotráfico (FPA). En ese marco, Laje juntos a sus colaboradores en Córdoba fueron detenidos por “comercialización de marihuana”.
Este centro asistencial era el primero en Argentina y forma parte de una red que hoy se extiende por todo el país, contando con más de 30 nosocomios. Allí, unos 5 mil pacientes acuden en busca de información y contención para tratar enfermedades ante las cuales la medicina tradicional no ha dado resultados y el cannabis muestra propiedades promisorias.
La hija de Cristian ya no recibe ni el tratamiento ni el seguimiento para su enfermedad. "No podemos seguir el seguimiento, las clínicas están cerradas y los médicos presos", cuestionó Sosa, quien pide por la reglamentación que le permita acceder nuevamente al tratamiento para su niña.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico