Sólo identificaron a un estudiante debido al alto grado de incineración de los restos

Los estudios genéticos realizados en Austria no permiten identificar más restos por el alto grado de incineración que tienen, más allá del único estudiante de Pedagogía que pudo ser identificado, informó ayer la Procuraduría General de México. Mientras los padres de los 43 normalistas desaparecidos convocan a nuevas marchas para el 26 de enero, a cuatro meses de la desaparición en Iguala.

“El calor excesivo ha destruido el ADN y el ADN mitocondrial”, informó la Procuraduría General de la República (PGR), según lo transmitido por el laboratorio de la Universidad de Innsbruck, Austria, uno de los más especializados en el estudio de restos de difícil identificación.

El único estudiante que pudo ser identificado por ese laboratorio forense se llamaba Alexander Mora Venancio y tenía 19 años, pero los padres rechazan la hipótesis de que todos hayan sido asesinados si no hay pruebas científicas que lo atestigüen.

Sin embargo, el laboratorio de Innsbruck ofreció utilizar una tecnología nueva para “seguir investigando los restos” recogidos en un vertedero de Cocula, localidad vecina a Iguala.

El método se llama Secuenciación Masivamente Paralela (MPS, por sus siglas en inglés) y ofrece “oportunidades” de arrojar datos útiles, informaron los peritos austríacos a las autoridades mexicanas, pero demorará otros tres meses.

No obstante, advirtieron que no pueden dar un pronóstico de éxito y que “el principal riesgo es que los extractos de ADN sean consumidos sin obtener ningún resultado adicional”.

La Fiscalía de México informó que pidió al laboratorio de la Universidad de Innsbruck “que proceda de inmediato a realizar” esos estudios.

Los familiares de los estudiantes normalistas lamentaron por su parte que tras cuatro meses de “sufrimiento, de desesperación, de ansiedad, no hay ningún resultado”.

BUSQUEDA

El representante legal de los padres de los 43 jóvenes, Vidulfo Rosales, pidió una reunión con autoridades porque se había acordado poder revisar todos los cuarteles del país en la búsqueda de sus hijos, pero en la prensa ahora hablan sólo del de Iguala, lo que es rechazado por los familiares.

Los 43 estudiantes fueron atacados y secuestrados por la policía de Iguala y miembros del cartel de Guerreros Unidos, quienes además mataron a otras seis personas e hirieron a 25, en la noche del 26 de setiembre y la madrugada del 27.

Según el testimonio de tres sicarios del grupo criminal detenidos -en total hay casi 100 apresados entre policías y sicarios-, los jóvenes alumnos de Ayotzinapa después fueron entregados por los policías de Cocula a miembros de Guerreros Unidos, quienes los habrían asesinado y calcinado sus restos.

Alemania ofreció ayer ayuda a México para contribuir a la identificación de los 43 estudiantes desaparecidos en la matanza de Iguala, estado de Guerrero, que mantiene repercusión nacional e internacional y puso contra las cuerdas al presidente Enrique Peña Nieto.

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, anunció la oferta de ayuda en la conferencia conjunta que precedió a su reunión en Berlín con el canciller mexicano, José Antonio Meade, consignó la agencia EFE.

Steinmeier, quien resaltó la consternación que produjeron los hechos en la sociedad alemana, señaló que, “si es requerida, Alemania podría ayudar en las tareas de identificación”.

Por otra parte, los familiares de los 43 normalistas desaparecidos por órdenes del entonces alcalde de Iguala, hoy detenido, José Luis Abarca, para evitar que interrumpieran un mitin de su esposa, María de los Angeles Pineda, convocaron a nuevas marchas para el 26 de enero, la más importante en la Ciudad de México, al cumplirse cuatro meses de la ausencia de sus seres queridos.

“Convocamos al pueblo en general a que se concentre en la Ciudad de México en una manifestación el 26 de este mes porque cumplimos cuatro meses de sufrimiento, de desesperación, de ansiedad, y no hay ningún resultado a pesar de que hay muchos detenidos y no hay una pista real de lo que nosotros buscamos”, explicó Felipe de la Cruz, vocero de los familiares.

En tanto, Vidulfo Rosales reclamó una reunión con las autoridades mexicanas para aclarar informaciones de prensa que indicarían que hubo un cambio en el acuerdo establecido el 13 de enero para poder revisar todos los cuarteles del país.

“A partir de esa reunión si todavía se sigue la línea de abrir todos los cuarteles para que podamos hacer la revisión, construiremos el formato como padres de familia y de manera conjunta con el gobierno”, indicó.

Pero “si es solamente el cuartel de Iguala, claramente digo, los padres de familia no estaríamos yendo porque no tiene sentido. Si es únicamente el de Iguala nosotros no iríamos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico