Soloaga: "La postura del presidente de YPF es un golpe a la paz social"

Duro mensaje del presidente de la Comisión de Fomento de Cañadon Seco tras los dichos de Nielsen, "en su momento yo califiqué a ese repudiable mecanismo como una hipaputez empresarial y está visto que, como no pudieron lograr su objetivo, ahora a través de los dichos de Nielsen vuelven a desnudarse sus pretensiones".

El presidente de la comisión de fomento de Cañadón Seco, Jorge Soloaga, criticó con severidad las recientes declaraciones del presidente del directorio de YPF, Guillermo Nielsen, quien encendió una fuerte polémica en todo el país al señalar que la empresa estatal “no puede seguir adelante con tantos empleados para producir menor cantidad petróleo”.

El ejecutivo de la petrolera lo dijo en un foro internacional que se realizó través de una videoconferencia, señalando que en 2010 YPF tenía 21 empleados promedio para producir un barril de petróleo y actualmente tiene 44.

Con ello procuró fundamentar la rebaja que la compañía aplicó en los salarios de sus aproximadamente 20 mil empleados, pero además advirtió que se están evaluando masivas suspensiones porque los números de la compañía están resentidos.

Al respecto Soloaga evaluó que la postura de Nielsen es “un golpe a la paz social” , pero además “no es un mensaje suelto porque queda en evidencia que representa la cabecera de playa de las corporaciones petroleras internacionales que operan en nuestro país”.

“Por algo –resaltó- en principio pretendieron crear un ámbito propicio para exigir al Gobierno nacional que las autorice a aplicar un procedimiento preventivo de crisis que les permitiría deshacerse de 100 mil trabajadores”.

“En su momento yo califiqué a ese repudiable mecanismo como una hipaputez empresarial y está visto que, como no pudieron lograr su objetivo, ahora a través de los dichos de Nielsen vuelven a desnudarse sus pretensiones”, puntualizó.

“Con esto queda claro que las decisiones empresarias no podrían tener éxito sin aquellos que se arrodillan ante las grandes corporaciones y meten la mano en el salario de los trabajadores. Pareciera ser que lo único que le falta es que este empresariado también le pida al Gobierno que se haga cargo de pagarles salarios complementarios a través del sistema de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) o el IFE”, ironizó.

En esa misma línea, a modo de desnudar “la mentiras de las compañías petroleras” puso de relieve que muchos de los ejecutivos que las conforman “son conocidos fugadores de divisas durante la época macrista y un mal ejemplo ante el mundo del trabajo porque han tenido siderales ganancias con el petróleo, a las cuales invirtieron en activos financieros y ahora quieren ajustar salvajemente con las pymes y con los trabajadores”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico