Sorprenden a dos cazadores con siete guanacos muertos

Personal policial de la Comisaría Mosconi sorprendió en un campo de Garayalde a dos cazadores furtivos con siete guanacos apilados en la caja de una vieja Chevrolet C-10 doble tracción. A Cristian Smith y Jonathan Moraga –ambos de Trelew- también se les incautó un fusil 762 con mira telescópica, una pistola, 50 cartuchos de bala y cuatro cuchillos.

Siete guanacos con moscas verdes saliendo de sus entrañas. Con sus ojos abiertos. Uno arriba del otro, doblados, retorcidos. Algunos de ellos chulengos mostrando sus dentaduras ya sin escupitajo. Todos apilados en la caja de una vieja Chevrolet C-10, víctimas de cazadores furtivos. Sin utilidad, porque tampoco su carne ya se podía comer.
Ese era el panorama con el que se encontraron tres policías de la Seccional Mosconi el miércoles a la mañana cuando sorprendieron a dos cazadores en inmediaciones de Garayalde, luego de un alerta recibido en esa comisaría de la zona norte que tiene jurisdicción en gran parte del tramo Comodoro Rivadavia-Trelew de la ruta Nacional 3.
Un llamado de un poblador de la estancia “4 de Marzo” a la Subcomisaría de Garayalde había alertado de la caza de guanacos en su campo durante la noche del martes 26 de marzo.
Así se le dio intervención a la Comisaría Mosconi y entonces el jefe de la seccional Pedro Cifuentes, junto a sus oficiales, diagramaron la salida a primera hora del miércoles hacia el campo.
Por lo sinuoso de los caminos en las estancias, la comisaría pidió colaboración de una camioneta de la Policía Montada. Así salieron en el móvil 349 el suboficial mayor Orias, el oficial Orellano y la oficial Torres.
Sobre las 10 de la mañana del miércoles los policías logran tener contacto con el poblador rural que dio el alerta la noche anterior y comenzaron a buscar a los sospechosos a campo traviesa. Siguieron el rastro de una camioneta. Los cazadores habían bajado parte del cerco para cruzar.
En un momento dado, según informó la policía, sorprendieron en flagrancia a los cazadores y estos ante la presencia de los uniformados escaparon. Tras una persecución de más de 20 minutos, lograron que los sospechosos se entregaran. Fueron identificados como Cristian Raúl Smith de 43 años y Jonathan Rafael Moraga 25 años, ambos de Trelew.
En el vehículo, una vieja Chevrolet sin cúpula y con apariencia de jeep,  transportaban siete guanacos muertos. También se les secuestró un rifle Mauser 762 con mira telescópica, una pistola Bersa calibre 22, además de 50 cartuchos de bala y cuatro cuchillos.
Los detenidos quedaron a disposición de la Justicia por el artículo 189 bis que reprime la portación de arma de manera ilegal y en infracción de la Ley Nacional 22.421 de protección de la fauna silvestre.

ESPECIE PROTEGIDA
Según un censo aéreo que se realizó en 2002, el último desarrollado a nivel regional, se estimó que la población silvestre de la Patagonia era entonces de 401.613 guanacos, científicamente conocidos como “lama guanicoe”, especie que suele habitar en Santa Cruz, Chubut, Neuquén y Mendoza.
Por su sabrosura, la carne de guanaco es muy buscada en la zona por los cazadores furtivos. Según las fuentes consultadas, no sólo la consumen como estofado o milanesas, sino que también elaboran chorizos.
Sin embargo, el riesgo sanitario al que se exponen quienes consumen esa carne es muy elevado. Ayer en la Comisaría Mosconi, el veterinario Andrés Nieva confirmó a través de un análisis que la carne de los animales incautados ya no era apta para el consumo humano por su estado de descomposición y que tampoco estaban dadas las condiciones de higiene para su transporte en la caja de la vieja camioneta.
Los detenidos fueron sometidos a la respectiva audiencia de control y luego recuperaron la libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico