Sospechan que el buque de Enarsa es el responsable

Los primeros peritajes en la investigación que se lleva a cabo por el derrame de petróleo que provocó una mancha de 7 kilómetros en la zona de Caleta Córdova, el pasado 26 de diciembre, apuntan a un buque que transportaba crudo de la petrolera estatal Enarsa.

Los estudios de laboratorio ordenados por el Juzgado Federal estarán listos en los últimos días del mes y de arrojar como resultado la coincidencia de  las muestras tomadas en la costa y en el casco del buque Presidente Illia , que fue retenido en el puerto bonaerense de Campana por orden de la jueza federal Eva Parcio, confirmarían la hipótesis mas fuerte de la causa.
El buque,  perteneciente a la firma de armadores Antares Naviera, fue contratado por la empresa Rhasa para trasladar el crudo solicitado por Enarsa para ser refinado y destinado a la alimentación de turbinas del sistema eléctrico nacional, tarea que llevó a cabo desde las monoboyas ubicadas a 3.500 metros de la costa de Caleta Córdova y que opera Termap horas antes de que se produjera el desastre ambiental que ya afectó a más de 400 aves del parque marítimo nacional.
"Enarsa compró crudo a través de Termap y Rhasa fue la encargada de contratar el transporte del mismo hasta el lugar de destino. Quien transportó el petróleo fue el Presidente Illia", confirmaron fuentes judiciales.

“Los culpables tendrán que pagar”
Con estas palabras el 28 de diciembre pasado, a dos días del incidente, el gobernador Das Neves, señaló como posibles responsables a  la propia Termap –propiedad de Pan American Energy, Sociedad Internacional Petrolera SA, Total, Dapetrol, Shell e YPF, entre otras-, a las principales operadoras petroleras y cuatro buques que habían cargado crudo en esa fatídica jornada. Los mismos fueron involucrados en la denuncia penal presentada ante el Juzgado Federal de nuestra ciudad por el gobierno provincial y la municipalidad.
El gobernador del Chubut anunció, además, la presentación de una demanda civil por 50 millones de dólares contra las empresas, por parte de la Fiscalía de Estado y adelantó que la pena por el daño ambiental provocado podría ir de 3 a 10 años de prisión para los culpables.
Sin embargo, tras los primeros peritajes, la toma de imágenes satelitales, allanamientos y un seguimiento sobre los cuatro buques imputados a partir de la denuncia, la investigación se inclinó hacia el barco Presidente Illia, que transportaba crudo de Enarsa, tiene antecedentes por pérdidas de hidrocarburos en la zona durante la década del 90, y en cuyas bocas de lastre se hallaron restos de petróleo.
El personal del Presidente Illia, un monocasco que  debe salir de circulación a fin de mes debido a la normativa nacional y  por motivos de seguridad, no denunció derrames aunque admitió haber realizado tareas de carga horas antes de que la mancha llegara a la costa.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico