Supermercados y comercios cerraron por temor a saqueos

La retención de servicios del personal policial de Comodoro Rivadavia y el rumor de posibles saqueos motivó que varios supermercados cerraran sus puertas durante la tarde de ayer y que otros atiendieran con una fuerte custodia. El comisario Leonardo Bustos aseguró que ante cualquier incidente “los policías saldrán a la calle”, pese a la protesta que llevaban adelante.
El conflicto salarial de los integrantes de la policía provincial y la retención de servicios que hasta anoche continuaban la mayoría de las dependencias de Comodoro Rivadavia hizo crecer durante la tarde los rumores de saqueo.
Los comerciantes de la avenida Chile, frente al complejo habitacional 1.008 Viviendas, se hicieron eco de los posibles saqueos y rápidamente tomaron medidas de prevención en sus locales.
Muchos cerraron sus negocios con el refuerzo de rejas, mientras otros más atemorizados retiraron la mercadería más costosa.
El propietario de una tienda de ropa le contó a Diario Patagónico que dejó que sus empleadas se retiraran a partir de las 17 debido a que les llegó el fuerte rumor del saqueo por parte de los propios habitantes de los edificios.
En cambio, la dueña de uno de los pocos negocios más pequeños del sector se mostró incrédula ante los rumores y continuó con sus actividades. “Yo trabajo de lunes a lunes y tengo que pagar el alquiler del local, no puedo cerrar”, señaló la propietaria de una fiambrería.
En esa sintonía, la sucursal de la panadería “La Fueguina” siguió atendiendo al público, aunque cerraba sus puertas por el lapso de media hora.
A todo esto, la sucursal de La Anónima, ubicada sobre Chile y Barceló, pidió antes de las 17 la presencia de la división Infantería y cerca de las 20 bajó sus persianas.
La sucursal de la firma Carrefour, situada sobre las avenidas Lisandro de la Torre y Polonia, fue el primer supermercado que cerró sus instalaciones para evitar cualquier tipo de ataque. Luego, la misma medida se adoptó en el hipermercado Walmart de Chile y Girolamo.
En el radio céntrico, las autoridades de la Seccional Primera confirmaron que pasadas las 19 un centenar de locales comerciales interrumpieron de manera anticipada sus actividades.
Al respecto, el subjefe de la Unidad Regional, comisario inspector Leonardo Bustos, salió a poner paños fríos a la situación y aclaró en Radio del Mar: “hay efectivos que están activos en esas comisarías y si surge algún inconveniente los policías saldrán a la calle”.
En cuanto al reclamo salarial el jefe policial agregó: “el personal ha dejado en claro que esto no tiene ningún tinte político ni contra ningún jefe, sino que están reclamando algo netamente salarial. No quieren que afecten los requerimientos de la gente, van a esperar el resultado de la reunión y hay muy buena predisposición”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico