Suspenden un juicio a la espera de que comparezcan dos testigos clave
Miguel Angel Loncopan está siendo juzgado a partir de la denuncia de una persona que asegura que el imputado lo amenazó con un rifle cuando le exigió que le pagara una deuda.

El juez otorgó diez días de plazo para que la Fiscalía coordine la declaración mediante videoconferencia de dos testigos que se radicaron en Misiones y que no pueden viajar a Chubut.

Miguel Angel Loncopan (43) está siendo juzgado en Sarmiento después de que la Fiscalía lo acusara como presunto autor del delito de amenazas agravadas por el uso de arma. El juez Alejandro Rosales preside las audiencias de debate. En este juicio oral y público, la fiscal Laura Castagno anticipo que solicitará la aplicación de una pena de 1 año y 6 meses de prisión.

El magistrado suspendió el debate y otorgó el plazo excepcional de diez días corridos para que la Fiscalía dé cumplimiento a la comparecencia de dos testigos que se trasladaron a la localidad de San Vicente, Misiones y que por razones económicas no pudieron asistir al debate. En consecuencia, se gestionara que presten testimonio mediante el sistema de videoconferencia, coordinado por la Oficina Judicial.

El acusado recibe el asesoramiento técnico legal del abogado de la Defensa Publica, Gustavo Oyarzún. Al inicio del juicio oral y público, la fiscal Castagno, presento su teoría del caso y sostuvo que va intentar demostrar que el imputado ha tomado intervención en los hechos investigados.

Según consta en la pieza acusatoria, el 2 de julio del año pasado, a las 14:15, en inmediaciones del cajero del Banco del Chubut, ubicado sobre la avenida San Martín, el denunciante al observar que el imputado salía de dicho cajero, descendió de su vehículo a fin de reclamarle una deuda.

La víctima aseguró que Loncopan respondió al reclamo de forma agresiva y que tomó un rifle que tenía dentro de su camioneta. Luego le habría expresado al acreedor que lo iba a matar a él y a su familia. En este contexto, la víctima narró que buscó un palo en su vehículo con la intención de defenderse. También se señaló que en el incidente intervino la esposa del denunciante, quien aseguró que el imputado le manifestó que no los mataba porque andaban con la familia, pero que les iba a prender fuego la camioneta y la casa.

Con respecto a la calificación legal, la representante de la parte acusadora explicó que la conducta que se atribuye al sospechoso, es constitutiva del delito de amenazas agravadas por el uso de arma, en calidad de autor (artículo 149 bis, y 45 del Código Penal).

Finalmente requirió a Rosales que en caso de que Loncopan sea hallado autor penalmente responsable, se le imponga una pena de un año y seis meses de prisión.

A su turno, Oyarzun, expreso que está convencido de que el Ministerio Publico Fiscal no va a poder acreditar, con el grado de certeza que se requiere para esta etapa del debate, la existencia del delito que se le atribuye a Loncopan.

En consecuencia, consideró que al momento de analizar la prueba que se produzca en el juicio, el magistrado resolverá la absolución de su defendido.

Para la producción de la prueba, la Fiscalía ofreció el testimonio de una integrante del Area de Criminalística. La profesional, describió las imágenes y diligencias realizadas en el marco de un procedimiento de allanamiento efectuado en el domicilio del acusado.

Asimismo, brindó su declaración un miembro de la Brigada de investigaciones. En esta caso, la empleada policial exhibió las imágenes registradas por la cámara de seguridad de la entidad bancaria.