Susto en un boliche cuando se partió el primer piso

En medio del “pogo” se hundió la estructura del primer piso de “Punto com” y hubo corridas y pánico. La organización y la banda de rock decidieron suspender el recital a poco de haber comenzado. Hubo corridas y peleas, tanto en el interior como en el exterior. También destrozos en los vidrios del boliche ante el enojo de los jóvenes que querían que la banda siguiera tocando. La Policía demoró a cinco personas y el local fue clausurado.

Más de 300 jóvenes disfrutaban ayer a las 4 de la madrugada del recital de la banda de rock nacional “La 25” cuando el primer piso del boliche “Punto com” se partió entre dos vigas. El recital se suspendió de inmediato y la salida terminó en disturbios. Es que las peleas que se iniciaron adentro del boliche se trasladaron al exterior, provocando destrozos en la fachada del comercio ubicado en Rivadavia, casi Pellegrini.
Según pudo averiguar Diario Patagónico, los jóvenes que hacían “pogo” en medio del recital habrían sido los causantes del incidente que por poco no termina en tragedia. Al hundirse el suelo flotante del primer piso, debieron salir corriendo. Algunos lo hicieron por una de las dos salidas de emergencia con las que cuenta el boliche y otros por la principal, donde se registraron algunas peleas.
Ayer a la mañana, el secretario de Gobierno municipal, Omar Albornoz, dijo que en el lugar había unas 300 personas y que “se dio una situación totalmente fuera de lo que uno estima como normal”. El material del piso flotante del primer piso, entre ellos fibrocemento y telgopor, cedió ante el peso de la gente.
Albornoz comentó que se hundió el primer piso “cuando más de cien personas saltaban en un punto de la pista porque es un lugar que no estaba previsto para esto” y explicó que tras generarse disturbios y peleas en el interior algunos quisieron salir corriendo.
El funcionario municipal informó que “en el interior directamente estaban saltando y cuando se juntaron en el mismo lugar casi más de cien personas, casi todas sobre un solo punto, esto produjo que se hundiera el piso. Se hundió entre vigas, hay 40 centímetros entre viga y viga y se hundió el piso. Es decir toda la estructura que hay debajo de el piso flotante es la que se hundió, y esto generó por supuesto la preocupación y el temor de todos los que estaban en el lugar”. 
Al momento de hundirse el piso, “algunos se empezaron a pelear, y esto generó una situación de disturbios”, acotó.
La pelea que se originó en el interior del boliche entre los espectadores del recital siguió en la calle. La Policía tomó intervención ante los destrozos en el frente del edificio y según comentó el jefe de la Seccional Primera, Rubén Cifuentes, hubo cinco demorados solo por averiguación de antecedentes ya que no se pudo comprobar si los sospechosos fueron los que rompieron los vidrios.

“NO PREVISTO PARA ESTO”
En medio de la inspección ocular en el boliche, ayer a la mañana el director de Habilitaciones del municipio, Aníbal Rivas, dispuso la clausura del local.
La Secretaría de Obras Particulares del municipio expuso requerimientos técnicos a los propietarios del boliche con respecto a la estructura del piso, “que estaba preparada para determinada actividad en un lugar que no estaba previsto para esto. El lugar está perfectamente habilitado; lo que pasa que esto ha salido fuera de lo normal de un show o de un espectáculo para lo cual uno considera que se debería realizar en este lugar”, dijo Albornoz.
Desde el municipio se solicitó a los propietarios que se mostraban preocupados por la situación que reestructuren toda esa parte alta del boliche afectada.
“El susto ha sido grande y algunos han salido corriendo; lo que sí este lugar quedó clausurado y las actuaciones pasan al juez de faltas”, finalizó Albornoz.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico