Tafí del Valle está camino a ser una de las "Siete maravillas argentinas"

La localidad tucumana brilla entre los más espectaculares paisajes argentinos. El 7 de mayo finalmente se sabrá cuáles son los elegidos. El "pueblo de entrada espléndida" ofrece a sus visitantes un abanico de actividades.

La villa veraniega de Tucumán, rodeada por los imponentes picos del Aconquija y uno de los destinos más elegidos por los turistas que visitan el norte del país, figura entre 28 finalistas para convertirse en una de las “7 maravillas argentinas”, concurso creado por el filántropo suizo Bernard Webercuyo, cuyo resultado se conocerá el 7 de mayo.

“Es un reconocimiento muy importante que coloca a Tafí del Valle y a la provincia de Tucumán en una vidriera promocional abierta al mundo”, dijo Elena Colombres Garmendia, vicepresidenta del Ente de Turismo provincial.

A Tafí del Valle, que se encuentra a 107 kilómetros de la capital tucumana, se puede llegar través de la Ruta Nacional 38 o la Ruta provincial 307, en camino de montañas de aproximadamente 60 kilómetros.

Con sus 2000 metros de altura, separa las cordilleras de la Sierra de Aconquija al Sur y las Cumbres Calchaquíes al norte, ofreciendo a los turistas vistas panorámicas imperdibles.

El “pueblo de entrada espléndida”, como lo llamaban Los Diaguitas, aún conserva ruinas y parte de culturas indígenas precolombinas que habitaron sus cerros, y que con el tiempo se mezclaron con las costumbres españolas.

Una de las celebraciones más importantes en los valles de Tafí, que coincide con los carnavales, es la elección de la Pachamama, cuando todo el pueblo se viste de fiesta para recibir a la nueva Madre Tierra.

Entre los circuitos más destacados está la Vuelta al Valle, por un estrecho camino de cornisa que a traviesa las localidades de La Banda, El Churqui, La Ovejería y El Mollar, sitio donde se encuentras la reserva arqueológica Los Menhires.

Pinturas de rostros humanos o animales -en especial felinos-, junto a piedras de formas geométricas de más de 200 años y que pueden medir hasta 3 metros y pesar 4 toneladas, que fueron talladas por indígenas que habitaron la zona para proteger sus cultivos y el ganado, asombran a los visitantes.

Otro destino imperdible es el Valle de la Ciénaga, a 2700 metros, ubicada entre parque de alisos y quebradas, que ofrece vistas panorámicas del valle de Tafí y de los vestigios de civilizaciones anteriores.

El Museo y Capilla Jesuítica de la Banda también forma constituye un atractivo del lugar, donde funciona un mercado artesanal y un restaurante de comidas típicas.

Además, las tradicionales estancias ofrecen al turista hospedaje, jineteadas, y la opción de aprender el proceso de fabricación de quesos, reconocido como símbolo de la localidad.

Otros sabores típicos que se pueden degustar en el valle son locro, tamales, humitas, chanfaina, charqui, puchero, estofados, huevos quimbos, cuajada y tortillas con chicharrón.

A los amantes de la aventura Tafí les ofrece cabalgatas por sus cerros, prácticas de kayak o canotaje en el dique La Angostura y mountain bike por sus senderos de tierra.

“Es destino con una belleza increíble, tanto por su paisaje que cambia según las estaciones, como en su fortaleza cultural, artesanal y ancestral, y creemos que merece estar a la altura de otros destinos del país como una de las 7 maravillas nacionales”, destacó Colombres Garmendia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico